La sucesión de Binner empieza a hacerse oír en corrillos partidarios

La sucesión de elecciones a diputado nacional y senador; las internas para concejal y las especulaciones sobre posibles candidatos presidenciales nacidos y criados en la provincia de Santa Fe hizo perder de vista que en dos años la provincia deberá designar a su nuevo gobernador, en un marco novedoso: esta vez la sucesión se hará en base a la gestión del primer mandatario socialista de la historia, Hermes Binner, quien no podrá ser reelecto.
Este impedimento, atento a la buena imagen que aún conserva Binner (no tanto la gestión), abre expectativas no solamente filas adentro del socialismo sino también en el socio mayor del Frente Progresista, la Unión Cívica Radical. No es un dato menor que los justicialistas apuesten a todo o nada una candidatura presidencial de Carlos Reutemann para que arrastre a sus postulantes. Jorge Obeid volvió a asomar sus narices, Omar Perotti tendría alguna intención de pedir pista y otros dirigentes miran hacia Rosario.

La lectura política hacia futuro que dejarán los comicios a concejal del 27 de septiembre tiene un dato sobresaliente: la performance del Frente Progresista rosarino. Si Clara García logra imponerse con holgura, Miguel Lifschitz verá coronado en los números su intento de suceder a Binner, atento a que el radicalismo ya mandó mensajes respecto de que "el 2011 le corresponde a un correligionario".

Adelante radicales.

La nueva ley de internas abiertas, obligatorias y simultáneas que se instituyó en la bota sería un buen método para que socialistas y radicales diriman quién será el candidato pero, se sabe, el socialismo sólo gobierna Rosario, algo inusual pese al transcurso de los años y a que un dirigente de su riñón es gobernador. "Es una buena idea ir a internas, pero ahí les ganamos con facilidad. No sé si el PS lo va a aceptar tan fácil", dijo el lunes a La Capital un importante dirigente radical.

"Falta mucho, no empecemos con esa historia. El 2011 está demasiado lejos", intenta desarticular un diputado provincial socialista. El "falta mucho" es un latiguillo que funciona hacia afuera para espantar periodistas pero puertas adentro todos están hablando de sucesiones, sea en Rosario, en la provincia o en el último pueblito de la provincia.

Una de las llaves para abrir el arcón lo dio un altísimo referente del PS. "¿Usted se cree que si (Julio) Cobos y los radicales nacionales vienen a buscar a Hermes, no vamos a poner una condición segura para Santa Fe?". No sería otra cosa que un nombre del PS para intentar continuar lo que Binner empezó.

En el PJ critican día a día "la falta de gestión socialista" pero no han puesto a jugar en primera todavía al presidente del PJ, Ricardo Spinozzi, reutemista de pura cepa que bien podría encarnar algo que se parezca a la renovación.

Es más, desde que Reutemann habló de sus aspiraciones presidenciales el que dominó los medios atacando al Frente Progresista y posicionándose sin decirlo como aspirante a repetir en la Casa Gris fue Jorge Obeid. "El Turco (por Obeid) ya arregló con el Lole. Se tendrán mucha pica y todo eso, pero a la hora de la verdad terminan siendo funcionales", creen desde un sector reutemista poco refractario al regreso de Obeid.

Obeid se disciplinó con las posiciones de Reutemann hasta el paroxismo, teniendo en cuenta que siempre fue un dirigente que elogió a Néstor Kirchner, a la propia Cristina y al supuesto "espacio renovador" que se abría en el PJ. El último aporte de Obeid al kirchnerismo fue su voto a favor de la resolución 125 en Diputados, paso previo al voto no positivo de Julio Cobos.

Desde ese momento, el ex gobernador —en coincidencia con el anuncio de Reutemann sobre sus intenciones presidenciales del 28 de diciembre de 2008— rompió lanzas con la Rosada al igual que buena parte de los legisladores que le responden y hasta el día de hoy permanece en el justicialismo disidente.

En voz muy baja, tanto el intendente de Firmat, Carlos Torres, como su par de la ciudad de Santa Fe, Mario Barletta, parecen coincidir en la necesidad de que se tengan en cuenta los resultados en los diferentes distritos donde la UCR es gobierno. Un ejemplo práctico está constituido por los 20 puntos de diferencia que el Frente le sacó al peronismo en Santa Fe durante las primarias, y la gran elección de Rubén Giustiniani en distritos comandados por los herederos de Alem.

Laberinto peronista.

Spinozzi sería una carta cuasi revolucionaria en el PJ, atento a que el nivel de conocimiento también es bajo y a que el peronismo provincial no es demasiado propenso a darle espacio en lugares predominantes a nuevas figuras.

"¿Y si el candidato es Reutemann?", lanzó el lunes un ex funcionario de Obeid que desconfía de la voluntad del Lole de pelear por la Presidencia. Aunque el Lole quiera, los santafesinos no le darían luz verde a quien por segunda vez decide no pelear por lo más importante. Otro "no" de Reutemann a la Presidencia sería imposible de remontar para el actual senador.

El 2011 está a la vuelta de la esquina. Y la Casa Gris deberá abrir sus puertas para el sucesor de Binner. Esto recién comienza.

Como cada vez que se abren los espacios para pelear por la Gobernación, Omar Perotti (intendente de Rafaela) hace saber vía allegados sus deseos de intentar el desafío. Debería posicionarse cuanto antes, hacerse conocido y tender puentes con dirigentes que tienen sus pruritos.

Comentá la nota