Lo sucedido a un bahiense permitió que IOMA denuncie cobros indebidos

Juan está en el sanatorio de Bahía Blanca donde su mujer dará a luz a su primer hijo. Mientras presenta el carnet de su obra social, IOMA, le notifican que debe abonar $1.000 en concepto de descartables, anestesista y otros servicios que desconoce.
Ese monto se suma a los $900 que la obstetra le pidió por el parto. El momento es angustioso. Ni el sanatorio ni la obstetra deben cobrarle nada a Juan, que está siendo víctima del cobro indebido que sufren muchos afiliados de IOMA, según informó la misma obra social de los empleados públicos de la provincia de Buenos Aires. Durante 2007 y 2008, IOMA recibió 3.126 denuncias por cobros indebidos. Y por eso lanzó una campaña contra esta práctica.

A través del "Plan integral de eliminación del cobro indebido", la obra social viene realizando campañas de información para concientizar a sus afiliados de que la aceptación de esta práctica indebida los perjudica directamente.

Fuentes de la obra social señalaron que la cifra de denuncias recibidas no resulta certera, ya que la mayoría de estas prácticas no se informa, porque el afiliado no sabe que es indebida, o porque quiere evitar un conflicto con el profesional.

En la obra social son terminantes: "El cobro indebido es una práctica ilícita", publica el diario Clarin.

Ante un pedido de dinero, en IOMA recomiendan que "el afiliado tenga claro que no debe abonar más de lo que dice el bono; y para cualquier practica grabada con alguna suma deberá solicitar una factura; de esta manera, podrá notificar de la práctica ilegal y comprobar que fue víctima de un abuso de su confianza".

Las denuncias pueden realizarse a través de la página web de IOMA, y personalmente en sus delegaciones regionales.

Comentá la nota