¿Qué sucede con las motos que secuestran inspectores de tránsito?.

¿Qué sucede con las motos que secuestran inspectores de tránsito?.
En las últimas semanas, al tomar conocimiento que en distintas dependencias de la Municipalidad ha varios centenares de motos secuestradas en la vía pública (por distintas infracciones), ha sido numerosa la cantidad de personas que consultaron a nuestros periodistas sobre el destino de esas unidades.
Para tratar de responder a los interrogantes planteados, intentamos conversar con el juez de Faltas, pero resultó imposible por estar excesivamente ocupado en sus funciones, por lo cual no pudimos tener su explicación, pero algunas fuentes cercanas al Juzgado nos brindaron algunos 'datos' que son enriquecedores y que, de alguna manera, disipan determinadas dudas. En primer término, se nos dijo que la reglamentación de la Ley 11.430 iba a determinar el destino de todas las motos secuestradas que no hayan sido reclamadas. Mientras tanto la moto queda en custodia, nadie la puede retirar. Ese mismo vocero, manifestó que existen vehículos que nunca fueron reclamados por nadie, porque no se acredita la propiedad; esos vehículos no son de nadie, nadie puede acreditar la propiedad. La propiedad va del título o desde el título o cadena de boletos. Propietario es el titular registral o el legítimo tenedor que no figura como titular registral pero tiene los boletos desde el titular registral hacia él. Es decir, uno, dos, tres o todos los que hayan pasado en la venta. Posteriormente, se nos dijo que cuando no se pudo reunir la cadena de boletos o que, por distintos motivos, no pudo hacer el patentamiento, la moto queda en custodia hasta que la ley determine quién es el dueño de esa unidad. Una vez que la moto circula en la calle sin la inscripción registral, no tiene dueño. Desde que la moto está en la calle, la única documentación válida es la que otorga el Registro. La inscripción es constitutiva. Desde que circula en la calle, si no está inscripta, la moto no tiene dueño, concluyó la fuente consultada.

Comentá la nota