¿Qué sucede con la avenida 66?.

Mientras el debate sobre la avenida 60 continúa y las obras que se reclaman desde hace ya un año llamativamente se realizarían en una semana, Berisso se encuentra con otra realidad, que aún no tomó la trascendencia que merece.
Estamos hablando de la avenida Juan Domingo Perón (66). Esa arteria une La Plata (por 122 y 66) con el barrio de Villa Zula (40 y Montevideo) además de contar con una bajada hacia la calle 30.

La misma que fue inaugurada cercana a tiempos de elecciones y que aún espera por la finalización de la obra, lamentablemente cuenta con muchos antecedentes de accidentes de tránsito. Al circular, claramente se pueden constatar deficiencias básicas como guardrail de contención, teniendo en cuenta que en ambos costados se encuentra un zanjón profundo, el faltante de banquinas, luminarias, esto último hace que hace que de noche se vuelva aún más riesgoso transitar.

Según fuentes de Obras Públicas, las luminarias estarían en camino y próximamente se estaría iluminando toda la calzada. Solo resta esperar si esto es así o si tendremos que seguir transitando por un lugar donde muchas veces se hace difícil creer que tenga la habilitación correspondiente con tantos elementos básicos que faltan.

BerissoCiudad a principios de año realizó una nota sobre el estado de este acceso y en la comparación increíblemente no notamos grandes cambios, es más, hay más deficiencias que antes. La nota, realizada en febrero decía: "La Dirección Obras Públicas, conjuntamente con la Delegaciones Municipales de las Zona I y II, efectuó diversas tareas de limpiezas en las banquinas de la Avenida Juan Domingo Perón, lo que hizo suponer que era el comienzo de algo importante, el inicio de tareas para dar respuestas a las diversas quejas de los vecinos de la ciudad que transitan por la "66" a diario, y que se ven obligados por ello, ha asumir riesgos innecesarios.

No hay dudas que la recolección de residuos habituales y no habituales que muchos vecinos arrojan indebidamente en el lugar, y el desmalezamiento y corte de pasto en ambos lados de la arteria son tareas necesarias.

También se puede observar que en el angosto puente de acceso a la calle 30, se colocó la baranda faltante, que es muy posible que vuelva a ser chocada, ya que el puente es demasiado angosto para la función que debe cumplir.

Y hasta aquí llegan las obras, corte de pasto, recolección de residuos y reemplazo de una baranda rota en un puente.

Con respecto al resto de los problemas importantes señalados en su momento, por ejemplo, los semáforos que salen de servicio a las 21.00, momento en que se ve la luz amarilla intermitente, sigue igual.

En aquel momento, Gabriel Armendi, delegado de la zona declaró: "estamos haciendo un esfuerzo enorme para mantener la zona de la mejor manera posible y para dicho objetivo es trascendental la colaboración de los vecinos en preservar la limpieza del lugar"

También hablo Rubén Vicente, director de Obras Publicas, que expresó: "no sólo a limpiar la zona sino que también a incentivar a la población a preservar el lugar no arrojando basura".

Es llamativo que ya hayan pasado varios meses de la nota mencionada en el párrafo de arriba y no se pudo hacer nada, esto deja las claras la poca preocupación por una avenida que cada día tiene mas tránsito y por ende más accidentes.

Comentá la nota