Subtes: inscripción gremial en puerta

Por Diego Schurman.

El ex presidente Néstor Kirchner accederá al reclamo de los trabajadores que buscan tomar distancia de la CGT. En compensación, dejará en manos de Hugo Moyano el control del dinero de las obras sociales

De pronto aparece el Néstor Kirchner sosegado.

–Si la Justicia nos empuja habrá inscripción gremial –le relata a sus visitantes.

En Olivos, nadie pide traducción. La voluntad política del ex presidente en el conflicto del subte queda expuesta como la luna en una noche despejada.

El golpe de timón es evidente. Su explicación no tanto. ¿Cederá para poner freno a las huelgas? ¿Para recuperar el control de la calle? ¿Por temor a romper lazos con eventuales aliados de centroizquierda?

El gobierno evitó hasta ahora una respuesta administrativa al grupo de trabajadores que busca emanciparse de la Unión Tranviaria Automotor (UTA).

Carlos Tomada llegó a recurrir un dictamen de primera instancia que lo obligaba a tomar cartas en el asunto. Sin embargo, la Cámara del Trabajo puso un límite a las dilaciones: ordenó al jefe de la cartera laboral a que antes del 2 de diciembre se expida sobre el controvertido tema.

Atento a los vientos de cambio, el funcionario récord del kirchnerismo recibirá este miércoles a los disidentes para acordar el cierre de un paquete de acuerdos cuyo moño será la inscripción.

"No hay fecha exacta para fumar la pipa de la paz: puede ser en esta semana, en la otra o a principio de 2010", juegan al misterio en la Casa Rosada.

Los trabajadores perciben el nuevo de clima. Ninguna organización con ínfulas combativas se aviene gratuitamente a un armisticio como el que acaba de pactar con el Gobierno.

¿Alguien se preguntó por qué entre los delegados desaparecieron las críticas directas a Néstor y Cristina Kirchner?

DE QUÉ ESTAMOS HABLANDO. Los operarios que desconocen la representación de la UTA ya crearon la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP).

La inscripción les permitiría blanquear la ruptura y elegir a sus propios delegados. Cuentan con la ley de su lado.

Distinto sería ante un reclamo de personería gremial, un paso ulterior a la inscripción. De acuerdo con la Ley de Asociaciones Sindicales, la personería corresponde al gremio con mayor cantidad de afiliados que cotizan dentro una actividad, empresa u oficio. Una compulsa favorecería hoy a la UTA.

¿Qué permite la personería? Faculta a un gremio para representar a los trabajadores en un conflicto y en una negociación colectiva; le da acceso a la cuota sindical por retención patronal y tutela a delegados y autoridades, impidiendo que sean despedidos.

De todos modos, la sola inscripción puede convertirse en la llave para seducir a los trabajadores a pasarse de un sindicato a otro y, en consecuencia, a cambiar la relación de fuerza entre ambos.

Ahora bien, ¿por qué hasta ahora Tomada no arbitró los medios para otorgar la inscripción a la AGTSyP? La respuesta es eminentemente política. La agrupación que motorizó el conflicto responde a la CTA, cuya relación con el gobierno es tirante, mientras que la UTA pertenece a la CGT, atada al oficialismo por obra y gracia de Hugo Moyano.

–El riesgo de sacar la inscripción es trasladar el enojo a la UTA y que éstos sean los que empiecen a armar quilombo –confesó a sus íntimos el ministro de Trabajo.

Así las cosas, Kirchner se preocupó en aclarar que no ejecutará una resolución en contra de la UTA motu proprio sino forzado por la Justicia. No sea cosa de alterar la sociedad que lo une al jefe cegetista.

TOMA Y DACA. Atento a su decidida lucha por mayor libertad sindical, la CTA avizora un triunfo aunque advierte efectos colaterales indeseados. ¿El otorgamiento de la inscripción condicionará la autonomía que la central dice mantener del Gobierno?.

Muchos de sus referentes participan desde el viernes, en Neuquén, de la Constituyente Social, un espacio que podría proyectar candidatos para el 2011. ¿Pino Solanas a la presidencia? ¿Víctor De Gennaro en la provincia? ¿Claudio Lozano en Capital? Son alternativas electorales que se barajan y que, difícilmente, puedan ser cooptadas por el kirchnerismo, más allá de las coincidencias que el cineasta, el estatal y el economista muestran con algunas leyes promovidas por el Ejecutivo.

La inasistencia de Hugo Yasky al encuentro sureño es el dato al que por estas horas se aferra el oficialismo para no perder sus sueños de conquista. El titular de la CTA hace esfuerzos ingentes para mostrar distancia de la Casa Rosada, pero no siempre lo logra.

Kirchner espera que su guiño a la inscripción sea retribuido políticamente. Pero no pierde tiempo: sabe que ese mimo a la CTA representa una patada al estómago de la CGT. Por eso compensó a Moyano otorgándole un poder omnímodo.

Con el nombramiento de su apoderado, Daniel Colombo Russell, en la Administración de Programas Especiales, el camionero tendrá herramientas suficientes para disciplinar a los gremios. Ese organismo descentralizado que se ocupa de las prestaciones médicas de alta complejidad administra discrecionalmente más de 1.000 millones de pesos.

El reclutamiento se blanqueará a través de la Corriente Nacional Sindical Peronista, el aggiornado brazo político de la CGT. Esa función la ejercían las 62 Organizaciones hasta que su titular, el duhaldista Gerónimo Venegas, decidió hacer proselitismo junto a los dirigencia rural y Francisco de Narváez.

Desde la flamante corriente y con la charretera de vicepresidente primero del Partido Justicialista, Moyano hará campaña para los K a cambio de lugares expectantes en las futuras listas de candidatos.

La polaroid de esa alianza se verá esta semana, a más de 10 mil metros de altura, cuando el jefe cegetista y sus laderos Juan Carlos Schmid y Omar Viviani compartan con la Presidenta el vuelo al Vaticano.

–Los trabajadores del subte van a tener la bendición de Kirchner, nosotros la del Papa –bromeó uno de los viajeros para minimizar el impacto que el otorgamiento de la inscripción tendrá en el seno de la CGT.

Comentá la nota