Subtes: los gremialistas ratifican el paro, pero la empresa garantiza el servicio

La UTA, con el respaldo del Gobierno nacional, y delegados gremiales de trabajadores de subtes dejaron sentadas las bases para que millones de personas que utilizan el servicio de transporte público en esta Capital sufran hoy una jornada caótica.
Delegados sindicales de las líneas de subterráneos porteñas dispusieron una medida de fuerza por 24 horas para este viernes, en medio de un conflicto gremial, pero la Unión Tranviarios Automotor (UTA) aseguró que está dispuesta a garantizar el servicio, al igual que la empresa Metrovías.

El titular de la UTA, Roberto Fernández, dijo que esa entidad "no avala" el paro en los subterráneos, por donde transitan diariamente entre 1,5 y dos millones de usuarios, y pidió a las autoridades nacionales que convoquen a la Policía Federal para lograr que los trenes funcionen.

En este sentido, el secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, advirtió que el Gobierno recurrirá a la Justicia "y a las fuerzas de seguridad" para impedir que los delegados bloqueen las líneas de subtes.

"Vamos a recurrir a la vía judicial y a las fuerzas de seguridad para que se garantice el servicio. No se pueden tomar medidas como tirarse en las vías e impedir que aquellos que quieran trabajar lo puedan hacer", enfatizó Jaime.

En declaraciones a la prensa, el funcionario sostuvo que "las internas" gremiales deben dirimirse en el Ministerio de Trabajo o la Justicia y que no se debe "utilizar de rehenes a los usuarios".

Jaime admitió que los trabajadores de los subtes que no deseen trabajar, pueden hacerlo, pero no deben impedir el normal funcionamiento del servicio.

"Vamos a tomar todas las medidas que sean conducentes para que el servicio no se paralice", enfatizó.

El funcionario se pronunció de esa forma luego de que delegados enfrentados con la UTA amenazaran con paralizar mañana el servicio de subtes si el gremio no suspendía su convocatoria a realizar una asamblea para elegir representantes sindicales, prevista para este mismo viernes.

El conflicto gira en torno a la celebración de una asamblea que tendrá lugar mañana para ampliar la cantidad de delegados, iniciativa resistida por los disidentes.

Al respecto, Jaime advirtió que "las internas que pueden existir deben dirimirse en el ámbito correspondiente".

Más de un millón de personas se quedarán sin servicio en caso de que se concrete el bloqueo a los subtes porteños, lo que además generaría un colapso en el transporte colectivo de pasajeros y en el servicio de taxis en esta ciudad.

La empresa Metrovías, concesionaria de las cinco líneas de subterráneos y el Premetro, informó que realizó presentaciones ante las autoridades para evitar el "injustificado paro anunciado para mañana por un grupo de delegados y poder así garantizar" el funcionamiento de los trenes.

La compañía aclaró que "se prestará el servicio con un cronograma de emergencia y en el marco de las condiciones que la situación permita, priorizando la seguridad de los trabajadores y de los usuarios", en caso de que se confirme la medida de fuerza.

"Esto será posible por la colaboración del personal jerárquico y el compromiso de los empleados que mañana se presenten a cumplir con sus tareas habituales", indicó Metrovías, por intermedio de un comunicado de prensa.

El Ministerio de Trabajo de la Nación también calificó como "injustificado" al paro convocado para este viernes y brindó su punto de vista sobre la interna gremial.

"Todos los sectores vinculados hemos trabajado para garantizar la normalidad del servicio. No hay detrás de esta cuestión ningún conflicto laboral", dijo la cartera.

"La elección de delegados, originalmente prevista para el mes de septiembre pasado fue en su momento suspendida por la organización gremial que tramitó una nueva convocatoria para el día viernes 12 de diciembre, nuevamente", agregó.

En un comunicado de prensa, la entidad que preside Carlos Tomada aclaró que "un grupo de afiliados cuestionó ante este Ministerio la convocatoria, pidiendo una nueva suspensión que no fue admitida (porque) no se acreditaron irregularidades que fundamenten tal decisión".

Por último, en declaraciones en un medio televisivo, Fernández, de la UTA, dijo que el Estado debe entregar "las garantías necesarias a los trabajadores que mañana van a ir a trabajar como todos los días" y evitar que los delegados se "tiren a las vías" para detener el servicio.

"Estos muchachos están equivocados, jugando a un interna de sindicato único. Sabemos que están amenazando, pero les pedimos que sepan vivir en democracia (...) El gremio garantiza que los subtes van a funcionar", aseguró el secretario general del sindicato automotor.

Comentá la nota