Subtes: el Gobierno recibirá a los delegados de izquierda para destrabar el conflicto

Subtes: el Gobierno recibirá a los delegados de izquierda para destrabar el conflicto
El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, se reunirá con los delegados de izquierda del subterráneo para intentar avanzar en las negociaciones y solucionar el conflicto sindical que amenaza con volver a dejar sin servicio a millones de personas, esta vez por 48 horas

Con la intención de frenar la escalada de tensión en el conflicto del sector y las huelgas que afectan a más de un millón de personas, el Gobierno decidió convocar para las 18 a los gremialistas más duros del subte, liderados por Néstor Segovia, tras el paro de 24 horas que concretaron el martes pasado y las amenazas sobre nuevas medidas de fuerza.

Los paros fueron convocados por los trabajadores que reclaman la autorización para crear un sindicato propio, fuera de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Los delegados de izquierda del subterráneo exigen al Gobierno la personería gremial para dejar de pertenecer a la UTA, debido a que, según aseguran, no son debidamente representados y cuentan con la base de trabajadores necesarios para independizarse.

Según trascendió, en la reunión de hoy, el Gobierno propondría que los trabajadores del subte no paguen el 1% de sus sueldos que va a parar a la UTA, el sindicato que rechazan. Sin embargo, desde los delegados de izquierda no estarían conformes con la medida. De hecho, Segovia dijo que "el tema sigue siendo la simple inscripción y el ministro debe firmar para cumplir con la ley. Resolver el conflicto está en sus manos, el que desestabiliza es el Gobierno por violar la ley".

De no avanzar en las negociaciones, los delegados de izquierda podrían anunciar un nuevo paro del servicio de transporte, esta vez por 48 horas, por lo que el gobierno buscará impedirlo. Luego de la reunión en la cartera laboral, darán una conferencia de prensa.

El 8 de este mes, un día antes de que los trabajadores del subte paralicen el servicio, los ministerios de Trabajo y de Planificación dispusieron que el subterráneo porteño es un "servicio público esencial". Por ello, mediante la resolución 1.024 firmada por Tomada y el titular de Planificación, Julio De Vido, el Gobierno intimó a Metrovías -la empresa concesionaria- a que garantice el funcionamiento. Pero los trabajadores en huelga se arrojaron a las vías e impidieron que las formaciones de todas las líneas salieran a prestar servicio, por lo que la paralización fue total.

Comentá la nota