Subsidios truchos: los que iban a cobrar dieron domicilio falso

Subsidios truchos: los que iban a cobrar dieron domicilio falso
A diferencia del changarín Tapia, optaron por no revelar dónde vivían.
El chalé con ubicación privilegiada frente al mar, al sur, en la zona de los acantilados, no guarda relación con el presente de Maximiliano Ibarra, uno de los tres marplatenses a los que la ONCCA destinó un subsidio de más de un millón de pesos para compensar su actividad al frente de un inexistente feed lot. Pero esa es la dirección que el joven dio cuando se anotó en la AFIP. Una dirección falsa, igual que la que registró Mirta Albarracín, otra de las beneficiarias de los subsidios truchos, a quien nadie conoce en la casa del barrio Santa Celina donde fijó su dirección.

Tal vez advertidos por quienes los impulsaron a hacer los trámites en la AFIP y en el Banco Nación -los mismos que llegó a hacer Juan Tapia, el changarín del puerto en cuya cuenta bancaria se acreditaron poco más de $ 964.000 de la ONCCA-, Ibarra y Albarracín no revelaron sus direcciones verdaderas.

Ibarra tiene 21 años, no se le conoce empleo fijo y, según revelaron fuentes que conocen el ambiente portuario, suele ser visto en la zona de la villa ubicada en Vieytes y Sarmiento, conocida como la Villa de Paso. En la AFIP había dicho que vive en la Calle 0 al 40, en la zona sur de la ciudad.

"Es un pibito, dijo que trabajaba de filetero, pero cuando le preguntaron dónde no supo decir el nombre de ninguna empresa", dijo Tapia, que lo conoció el día que hicieron los trámites acompañados por "Toto Sosa" y "Cacho Rúa" (así los identifica), quienes con la promesa de gestionarles subsidios de desempleo los llevaron primero a la AFIP, luego a una escribanía de San Luis y San Martín, para certificar firmas, y después a la sucursal La Perla del Banco Nación, para abrirles cuentas de ahorro. Como en el caso de Tapia, el dinero para el depósito inicial, necesario para abrir las cuentas, lo aportaron Sosa y Rúa. Quien atiende el teléfono de Angel Rúa, en la calle Irala, responde que el hombre se encuentra fuera de la ciudad.

Mirta Albarracín, de 43, no vive en la calle Gutemberg al 5300, como acusó. Allí, en el barrio Santa Celina, a 3 calles de otra villa de emergencia (Mateotti), no la conocen. Pero sí es conocida por "el manejo discrecional de planes sociales", según confió una fuente vinculada a la política local.

Ni a Ibarra ni a Albarracín se les llegó a depositar los subsidios aprobados por el ONCCA. A la cuenta del joven irían a parar $ 1.271.522 y a la de la mujer, $ 729.065. En la caja de ahorro del desocupado Tapia, que dio sus verdaderos datos, el organismo hizo el depósito: puso 964.276 pesos.

Pero él nunca los vio, los cobró un hombre -denuncia- al que identifica como "Nacho", que manejaba una camioneta Ranger gris con vidrios polarizados, que figura a nombre de José Luis Aguilar. El dato se supo porque Tapia le tomó la patente: EJJ017.

De Aguilar tampoco se sabe mucho. Se cree que tendría relación con algún gremio portuario y distintas fuentes los vinculan con el contador marplatense Sergio Paleo, que en esta ciudad fue secretario de Recursos Turísticos (concesión de las playas), en la gestión del ahora diputado Daniel Katz y que en la ONCCA estaba a cargo del área Compensaciones y manejaba una cartera de 3.600 millones de pesos.

Comentá la nota