Los subsidios, con poca transparencia.

En un tercio de ellos, el Estado no indica con claridad quiénes son los destinatarios.
Casi un tercio de los subsidios otorgados por el Estado nacional no presenta condiciones de total transparencia, según un estudio del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), difundido ayer.

El Indice de Transparencia, realizado por tercer año consecutivo, se elabora en función de la posibilidad de individualizar al beneficiario final y el costo por unidad de los subsidios entregados a empresas privadas, organizaciones sin fines de lucro y ayudas sociales a personas. Si bien se registra una leve mejora con respecto al año anterior, el índice 2007/2008 revela que todavía existen núcleos críticos por su falta de transparencia. El 67,8% de los subsidios son plenamente transparentes (permite el acceso a los beneficiarios finales y montos individuales), siete puntos por encima del resultado del índice 2006/2007.

En cambio, el 18,9% de los subsidios ($ 3500 millones) es asignado en condiciones institucionales de completa opacidad. Y el 9,7% permite identificar el grupo destinatario, aunque no individualiza el nombre del destinatario. El resto son partidas sin discriminar.

El índice permite identificar tres tipos o estilos de gestión diferente frente al desafío impuesto por las reformas protransparencia. En primer lugar, se ubican los ministerios y las agencias que implementan una política transparente de subsidios e, incluso, mejoran, como el Ministerio de Relaciones Exteriores. En segundo lugar, se presentan casos como el del Ministerio de Trabajo, donde se aplica una regla estricta de transparencia con algunos programas (Plan Jefes y Jefas de Hogar), mientras que otros, como el Programa de Empleo Comunitario, permanecen en la opacidad. Finalmente, aparecen los "ministerios y agencias que se resisten a las reformas protransparencia", como el Ministerio de Desarrollo Social, que no transparenta la asignación de subsidios a personas ni a organizaciones sin fines de lucro, indica el informe del Cippec.

El índice mide la transparencia de los 18.443 millones de pesos que transfirió el Poder Ejecutivo Nacional en concepto de subsidios a empresas privadas, instituciones sin fines de lucro y personas en el año 2007.

El informe del Cippec agrega que "los subsidios a organizaciones sin fines de lucro son, sin duda, uno de los núcleos más críticos por su falta de transparencia: 31,41% de las asignaciones a estas instituciones no transparentan cuáles son las organizaciones beneficiarias finales ni el valor unitario del subsidio".

En cambio, el índice ubica a los subsidios asignados a empresas privadas como los más transparentes de las tres categorías. "Los datos muestran un nivel óptimo de transparencia en general", concluye el estudio, firmado por Christian Gruenberg y Victoria Pereyra Iraola.

Comentá la nota