Subsidios para el fútbol Pelotazo en contra

En tiempos críticos para los gobiernos municipales, de cuentas que aprietan y reclamos sociales que ocupan la escena diaria, la administración de Daniel Scioli ha destinado millones de pesos a subvencionar otro tipo de actividades, desarrolladas casi exclusivamente por instituciones y organizaciones del tercer sector.
Frente a este panorama, no son pocos los jefes comunales que reniegan a espaldas del mandamás bonaerense por la poca accesibilidad a los fondos, fundamentales para la dirección de sus comunas. Varios de ellos se han atrevido a esbozar frases del tenor "tenemos que viajar 700 kilómetros para que nos den 500.000 pesos", con un tono de desencanto por la metodología del reparto en la Provincia.

El peregrinaje de los intendentes a la capital bonaerense es, sin duda, mucho más efectivo para el cúmulo de autoridades provinciales que para los propios fines municipales.

A cambio, los jefes comunales reciben, en el mejor de los casos, subsidios por montos que apenas duplican los destinados a actividades específicas y esporádicas desarrolladas por instituciones y ONG.

Y es que, en el último año, el gobernador Scioli utilizó gran parte de los recursos destinados a las asistencias para otorgar subsidios a la actividad deportiva, principalmente la futbolística, por sobre otras ramas de gobierno, como la asistencia social y la obra pública.

Sobresale, con fecha 10 de noviembre

de 2008, el decreto 2.739, por el cual se efectivizó el subsidio de 1.800.000 pesos gestionados a partir del expediente 2164-1559/08 por la secretaría de Deportes -por entonces conducida por el actual mánager del Seleccionado, Carlos Salvador Bilardo- y cuya beneficiaria fue la Liga Marplatense de Fútbol.

En el texto del decreto firmado por el gobernador Daniel Scioli, al que tuvo acceso La Tecla, se destaca entre las razones para otorgar dicha suma que "habiendo llegado a la Etapa Final de

los Juegos Deportivos Buenos Aires la Provincia, es menester coadyuvar al eficaz desarrollo de las distintas disciplinas deportivas mediante el otorgamiento de un subsidio".

Resulta, cuanto menos, curioso comparar el monto del subsidio que recibió la Liga Marplatense en relación con los fondos totales enviados a los 134 municipios el año pasado a través de la secretaría de Deportes.

Para este año estaban presupuestados para transferencias bajo la modalidad de subsidios y becas tanto para municipios como instituciones, unos 20.000.000 de pesos.

En noviembre de 2008 deberían haberse cancelado los honorarios de los expertos de Deportes y Cultura que oficiaron de jurados y coordinadores de la Etapa Final de los juegos por una suma cercana a los 300.000 pesos, pero la cancelación de esa cifra se postergó por varias semanas.

Pero ésta no sería la única vez que la Liga Marplatense se vio beneficiada por el gobierno provincial. Este año, una semana antes de las elecciones legislativas del 28 de junio, esa institución y la Liga de Fútbol Amateur del Pato habrían recibido cada una un subsidio que, sumados, oscilarían los 300.000 pesos.

La Liga Marplatense es reconocida por su participación en la organización de los torneos de verano de la Primera división de fútbol, y saltó a las portadas de los diarios cuando su presidente, Jorge Bosco, intentó sellar el acuerdo con su íntimo amigo, el titular de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona, para que la ciudad balnearia fuera una de las sedes de la Copa América 2011, aunque sin éxito.

Bosco no es un hombre más dentro del fútbol. Tiene una fuerte ascendencia en el suculento negocio de los juegos de azar en la Provincia: gerencia los cuatro bingos que la española Codere explota en Mar del Plata.

Hay varios datos coincidentes: Codere es la misma empresa a la cual la Provincia le renovó la concesión del bingo de La Plata, hasta 2021, a sola firma, sin licitación previa de ningún tipo y con fallos judiciales en contra.

Teniendo en cuenta lo proclive que resulta el gobierno provincial a otorgar subsidios para la actividad deportiva, no es un dato menor el hecho que, hasta mediados de este año, distintas instituciones hayan realizado más de 200 pedidos de subsidios. Entre esas solicitudes se destaca la realizada por el Club Atlético River Plate, con fecha 27 de febrero, por medio del expediente 2206 -11314 /2009-0 -1.

El camino hacia los fondos

A diferencia de lo que sucede con los municipios, el camino que debe recorrer una institución u organización no gubernamental para acceder a la entrega de un subsidio por parte del gobierno provincial, es bastante más simple.

Las asociaciones del tercer sector no están sometidas a grandes procesos burocráticos, y los funcionarios ministeria-les están capacitados para entregar los fondos a sola firma. Para optimizar aún más la entrega de ayuda económica a estas entidades, la administración provincial diseñó, el año pasado, el empadronamiento de las mismas, a partir de la Dirección de Relaciones con la Comunidad, que depende de la jefatura de Gabinete.

Según explicaron desde esa dependencia, hasta el momento se encuentran inscriptas alrededor de 6.500 organizaciones, de las cuales gran parte está asentada en Mar del Plata. Para el gobierno, las mismas son "el primer eslabón del Estado", y ésa es la lógica que se sigue a la hora de entregar los fondos. "Se prioriza a las asociaciones y luego a los municipios", lee un jefe comunal en diálogo con La Tecla.

Los montos de los subsidios varían acorde al programa en que se inserte a esa entidad. Así, desde la secretaría de Deportes, formalmente, la base es de 5.000 pesos, pero, según los registros, ha llegado a otorgar otros por cifras cercanas a los 29.000 pesos. Aunque hay otros, como el de la Liga Marplatense, que superan exponencialmente ese tope. Sobre este punto existe un llamativo silencio oficial.

Para inscribirse en el Registro Provincial de Organizaciones de la Comunidad (Repoc), cada ONG debe completar un formulario que oficia de declaración jurada de la institución. Allí se debe especificar datos como el objeto social, la actividad principal, el área en la que desarrollará

su actividad la organización y el origen de los fondos que utiliza, entre otros.

Además, deberá tramitar la personería jurídica ante el ministerio de Justicia en caso de pretender acceder a ayuda económica del Estado o participar de los programas y capacitaciones que brinda la Provincia.

Ranking de subsidios 2009

El presupuesto general para este año estableció que unos 22.360.808.685 pesos se destinaran a la cuenta Transferencias, en donde confluyen los fondos que el gobierno distribuye a municipios e instituciones bajo el concepto de becas y subsidios. La cifra, que representa el 37,02 por ciento de los recursos consignados a la administración, es bastante inferior que la del año pasado, que tan sólo en los primeros ocho meses fue de 1.371.084.646,31.

La secretaría de Deportes dispuso del 56,48 por ciento de sus fondos -unos 20

millones de pesos- a la entrega de subsidios a distintas actividades. Se ubica en la cima del ranking de las dependencias gubernamentales que más solicitudes de dinero han recibido: 286 subsidios, por montos disímiles, que oscilan entre los

2.000 y los 30.000 pesos. Varios de ellos aún no se han hecho efectivo, y los que sí, se han direccionado principalmente a dos programas: Los Barrios Viven e Integrando Buenos Aires La Provincia.

El ministerio de Jefatura de Gabinete y Gobierno previó para este año la disponibilidad de apenas 134.691.200 pesos para la cuenta Trasferencia -sólo el 15,35 por ciento de su presupuesto-, una cifra sumamente contrastante con los requerimientos de fondos que percibe la cartera, desdoblada a mediados de este año.

Sucede que entre ambos acumulan el mayor número de pedidos de subsidios. Nada más ni nada menos que 459, de los cuales sólo 111 corresponden a gestiones iniciadas por los intendentes de distintas localidades. A ello se suman innumerables pedidos de asociaciones civiles, particulares e instituciones.

En el caso de los municipios, estos subsidios gestionados a través de la jefatura de Gabinete y el ministerio de Gobierno constituyen solicitudes extra a las previstas en el Tesoro Provincial, que es la vía por la cual se giran fondos a los gobiernos municipales, más allá de lo que les corresponde por coparticipación.

Entre los distritos que han recurrido a

la ayuda extra del gobierno provincial se destaca La Plata -registró 6 solicitudes en el primer semestre del año-; Cañuelas, con 5; y Partido de La Costa, Ituzaingó, Tornquist, Lincoln, Berazategui, Moreno y Tigre, todos con 3.

Esta última localidad con la particularidad de que la totalidad de los requerimientos se efectuaron el día 26 de marzo, por los siguientes montos: 230.000, 400.000 y 450.000 pesos.

El ministerio de Asuntos Agrarios, en tanto, designó el 22,74 por ciento de su disponibilidad -lo que equivale a unos 17.776.900 pesos- a subsidiar la actividad agropecuaria y tareas afines en la Provincia.

Hasta mediados de año entregó 10 subsidios y recibió una solicitud de fondos. Uno de los efectivizados se destinó al Municipio de Tapalqué, correspondiendo un monto de 50.000 pesos; otro de ellos se giró a la localidad de Tres Arroyos, con motivo de financiamiento de la 40° Fiesta Provincial del Trigo; y un tercero, por 30.000 pesos, se destinó a Salto.

A ello debe sumarse la emisión de subsidios para asociaciones rurales como la Sociedad Rural de 30 de Agosto, que recibió 50.000 pesos; la Asociación de Medieros y Afines, que en agosto obtuvo 36.000 pesos; y cooperativas y entidades varias, algunas de ellas pertenecientes a programas gubernamentales, como Miel Bonaerense.

Así, al mes de agosto, Asuntos Agrarios sólo ejecutó el 1,81 por ciento del dinero destinado a subsidios.

Al ministerio de Producción se le asignaron 39.221.200 pesos para Transferencias, y en lo que va del año recepcionó 11 solicitudes de subsidio, a la vez que entregó 35.

La otra cara

La mayoría de los requerimientos de fondos provinieron de municipios, entre los que se destacan los pedidos de Chacabuco por 100.000 pesos, destinados al fortalecimiento de entradas productivas locales en situación crítica; de Guaminí, por 11.970 pesos; de Carlos Casares, para el Parque Industrial; y de San Vicente, para la adquisición de maquinaria para la Planta de Valorización de Residuos Sólidos.

Observe los montos: casi 2 millones para una liga de fútbol y apenas 100.000 para la producción. Scioli siempre destaca que su gobierno invierte en la producción. Estos números marcan otra cosa.

La Liga de Mar del Plata podría haber obtenido fondos del bingo, ya que su presidente es gerenciador de Codere; sin embargo, la Provincia, con dinero de los constribuyentes, fue la que corrió en su auxilio.

Hay más cuestiones que no cierran: a ello deben sumarse las solicitudes de otras entidades, como el Centro Educativo para la Producción Total de Bragado, por 52.600 pesos; el Instituto de Desarrollo Empresario Bonaerense, sede Avellaneda, por 45.000 pesos; la Asociación de Confeccionistas de Indumentaria y Afines Mar del Plata, por 52.800 pesos; y el Distrito Industrial de la Maquinaria Agrícola (DIMA) del Oeste, por 24.000 pesos.

En definitiva, el mecanismo de los subsidios constituye un verdadero golazo, pero para quienes los reciben, en detrimento de los castigados municipios.

Comentá la nota