"Sin subsidios es imposible dar el aumento de sueldo a los choferes"

"Si no hay más subsidios, es imposible dar un nuevo aumento a los choferes de colectivos".
La declaración del intendente Miguel Lifschitz ayer a LaCapital trazó una línea divisoria entre las capacidades del sistema local de ómnibus y las pretensiones de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de lograr un 21 por ciento de suba salarial retroactiva a marzo. Para el jefe comunal, sin la ayuda del Estado nacional será imposible afrontar un nuevo compromiso en un servicio de colectivos que ya registró una caída de pasajeros del 6 por ciento anual.

Mientras, todavía no está firmado el convenio nacional por el que los choferes pretenden pasar a remunerativas cifras que se acordaron en marzo y hacerlas retroactivas a este mes. "Los últimos incrementos salariales se compensan con pérdidas. En el caso de las empresas municipales, con déficit, porque han tenido que hacer inversiones en renovar sus flotas pagando colectivos nuevos", indicó Lifschitz a este diario.

Fatalidad.La preocupación del intendente no es menor. Julio tuvo una caída "fatal" en la cantidad de pasajeros y los registros oficiales hablan de una baja en la cantidad de viajes del 6 por ciento anual.

"Esto no pasa sólo en Rosario sino en todo el país, y tiene que ver con la recesión económica. Esta situación se conoce perfectamente en Buenos Aires, pero el tema es que hasta ahora no se le ha dado solución al problema. Veremos cuál es la posición de la Secretaría de Transporte de la Nación al respecto", ahondó Lifschitz.

En paralelo a la presión que ejerce la UTA por más aumentos, los intendentes de las grandes urbes del interior buscarán suscribir un documento conjunto para exigir mayores aportes desde la Nación. La cita será este viernes en Mar del Plata y allí acudirá Lifschitz.

"No hay posibilidad de dar un aumento si no hay más subsidios, y esto es así para todo el interior. Ninguna empresa, ni las municipales ni las privadas, está en condiciones de enfrentar el aumento de los choferes, porque ya venimos haciendo un enorme esfuerzo tanto el sector privado como el público para sostener las actuales tarifas y para pagar los actuales niveles salariales", indicó el intendente.

Más temprano, había recordado que "los choferes ya tuvieron un aumento entre febrero y agosto de aproximadamente entre 300 y 400 pesos, una suma fija para todos y lo que se está hablando ahora es de un nuevo incremento que pondría en una situación realmente de colapso al sistema si no hay alguna alternativa nacional que lo cubra con más subsidios".

Malabarismos. Desde el propio Palacio Municipal se insiste en hacer "malabarismos" para contener el desfasaje del sistema con caída en los viajes, una tarifa "técnica" de 1,965 (un boleto a 1,60 peso) y 120 mil pesos diarios de pérdida. "Es un cálculo entre los 35 centavos de desfasaje por 400 mil pasajes promedio al día", explicó el intendente para negar por enésima vez que esté contemplado aumentar el boleto.

"No es posible pensar en modificaciones de tarifas en la actual situación, por eso hay que pelear a nivel nacional", insistió el intendente.

LaCapital consultó ayer a los directivos de la UTA local, quienes se limitaron a explicar que "por el momento no habrá declaraciones".

La Perla del Atlántico. Este viernes, funcionarios de Neuquén, Tucumán, Santa Fe, Corrientes, Córdoba, Mar del Plata y Rosario se reunirán en la Perla del Atlántico para reclamar mayores partidas a la secretaría que dirige Juan Pablo Schiavi.

"El viernes estaré allí para analizar con el resto de las intendencias una serie de opciones para mejorar el esquema de distribución de subsidios", redondeó Lifschitz.

Equidad.El eje de discusión pasará por transformar las asimetrías entre la ciudad de Buenos Aires y las del interior. Capital Federal y su área metropolitana reciben además del Sistau (alícuota al gasoil) el Régimen de Compensaciones Complementarias (RCC). Son fondos que provienen del Tesoro nacional y se asignan a las empresas que prestan servicios, teniendo en cuenta la diferencia de los incrementos de los costos y las asignaciones recibidas en concepto de Sistau (alícuota al gasoil destinada a subsidiar este servicio público).

En cambio, para el interior se crearon las Compensaciones Complementarias Provinciales (CCP), que reparte según un coeficiente que integra distintas variables (recaudación, kilómetros recorridos y unidades). Las sumas de subsidios por colectivos son sensiblemente menores.

Comentá la nota