Los subsidios se duplicaron en 2008, hasta $ 30.908 millones.

Los subsidios se duplicaron en 2008, hasta $ 30.908 millones.
La mayoría de las subvenciones se destinó al sector energético y al transporte público.
Los fondos públicos destinados a dar subsidios, tanto a empresas públicas como a mixtas y privadas, se incrementaron el año pasado un 111% en comparación con 2007. De cada diez pesos otorgados, ocho se destinaron al sector energético -electricidad y gas- y a los concesionarios de transporte (tren, colectivo y subte).

Las subvenciones sumaron $ 30.908 millones, según un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP). Son fondos que se usaron para contener aumentos en las tarifas de servicios públicos -muchas alzas se están dando por estos días para algunos segmentos, con la promesa de reducir esas asignaciones-, y también para subsidiar el consumo de algunos alimentos básicos, como pan, fideos y carne.

El ritmo de crecimiento de los subsidios tuvo un leve descenso con respecto a la tasa de incremento registrada en 2007, cuando la cifra total había resultado un 125%superior a la del período previo. De acuerdo con el informe de la ASAP, al sector energético fueron $ 16.208 millones, mientras que las empresas de transporte recibieron 8746 millones.

Aerolíneas Argentinas fue destinataria de 1064 millones, contra un monto de 500.000 que le había llegado en 2007. La compañía de bandera recibió ese dinero para gastos de operación -salarios, combustibles, pago a proveedores- a partir de junio, cuando se intensificó el conflicto entre el Gobierno y el grupo español Marsans, a tal punto que el Estado comenzó a poner dinero y tomó la gestión de la empresa.

Para los trenes y subtes, en tanto, se destinaron $ 2808 millones, un 22% más que en 2007.

En el rubro de energía, los principales destinos de los subsidios fueron la compañía mayorista de electricidad Cammesa y la petrolera Enarsa. Esta última, según el informe, habría derivado recursos principalmente a importar gas desde Bolivia.

A la cifra de ayudas se sumaron otros $ 78 millones destinados a préstamos a empresas, que en 2008 estuvieron concentrados en el sector energético: en este rubro hubo una caída del 95% en relación con 2007.

Más gastos imprevistos

Más allá de los subsidios para contener alzas de precios, otro número del presupuesto nacional que mostró una tendencia alcista fue el de la ampliación de los montos originalmente aprobados por el Congreso para gastos corrientes. En el ejercicio analizado, las ampliaciones totalizaron $ 41.537 millones, 6723 millones más que las que se habían otorgado en 2007. Eso representó una expansión del 26 por ciento.

El Ministerio de Planificación Federal, a cargo de Julio De Vido, fue la dependencia pública más favorecida por esas decisiones posteriores a la aprobación de la ley de gasto estatal: recibió $ 13.652 millones adicionales a lo que estaba previsto.

Con respecto a los resultados en general de la ejecución del presupuesto, el informe destaca que el incremento de la recaudación -basada en buena medida en el impulso que tuvieron impuestos como los derechos de exportación por los precios de commodities - y una moderación en el alza del gasto permitieron alcanzar un superávit primario equivalente al 3,1% del PBI, tal como se había proyectado originalmente.

Sin embargo, el análisis advierte sobre un cambio de tendencias a lo largo del año: mientras que hasta septiembre hubo una fuerte expansión de ingresos y una "relativa desaceleración de gastos", a partir de noviembre se evidenció un debilitamiento del alza de la recaudación, a la vez que "los gastos de caja comenzaron un comportamiento un tanto errático". En total, hubo un gasto ejecutado de $ 191.358,6 millones, el 94,3% de lo presupuestado.

Al analizar las perspectivas para este año, el informe pone el acento en el desafío que representan los vencimientos de deuda que tendrá el Estado argentino, en un escenario que se presenta complicado. Y advierte que el presupuesto aprobado "deberá ser objeto de importantes modificaciones en su ejecución" por los efectos de la crisis.

Comentá la nota