Los subsidios ahorrados en energía van a financiar más gasto en empresas públicas

Los subsidios ahorrados en energía van a financiar más gasto en empresas públicas
Solo para las empresas públicas hubo un aumento mayor al 60% de los giros del Gobierno. Grupos vulnerables financian a los sectores de mayor poder adquisitivo
El incremento de tarifas que golpeó el bolsillo de los argentinos en 2009 no alcanzó para desarmar la bola de nieve de los subsidios al sector privado. Por el contrario, este año las transferencias se incrementarían hasta 7% en relación al monto ejecutado en 2008.

En el primer trimestre del año, el gasto en subsidios representó 4,3% del PBI, un punto más que en el mismo trimestre del año pasado.

La estatización de empresas, la inflación y el incremento de los costos empresarios frenaron el impulso inicial para reducir subsidios. Si bien la suba del gasto en transferencias es menor a otros años, e incluso está por debajo de la inflación, el derrumbe de la recaudación y la rigidez a la baja de los giros al sector privado elevaron la presión sobre las cuentas públicas.

Luz, gas, colectivos, trenes, subtes, peajes y hasta el agua en algunas provincias como Buenos Aires, la suba de tarifas en los servicios públicos afectó al poder adquisitivo de la población, que como en los últimos años debió hacerle frente a otras alzas como prepagas, colegios privados y expensas.

Aunque el ministro de Planificación, Julio de Vido, prometió reducir los subsidios como contrapartida del incremento tarifario, ocurrió justo lo opuesto. Así, los subsidios pasarán de $ 30.633 millones en 2008 a $ 32.701 millones este año.

Hubo si una redistribución. Mientras el aporte al sector energético se redujo 15%, el sector transporte recibió 52% más de fondos del Tesoro. En tanto el crédito disponible para subsidios al sector industrial trepó 533% este año. También Yaciretá más que duplicó la partida presupuestaria asignada.

Según el Instituto de Estudios Fiscales y Económicos (IEFE), el ahorro en el recorte al sector energía fue de $ 2.800 millones. No obstante, hubo una suba de 100% en los giros a YPF y el monto destinado al Fondo Fiduciario del Sistema de Infraestructura del Transporte Automotor, que concentra los subsidios al gasoil, creció 9%.

Las partidas para transporte ascendieron de $ 6.700 millones en 2008 a $ 10.100 millones este año, a pesar del alza tarifaria. "Sólo Aerolíneas Argentinas recibirá menos fondos que el año pasado, lo que resulta lógico luego de la operación de estatización de la firma", comentó el IEFE. En tanto el aporte para subtes y trenes trepará hasta $ 2.750 millones en 2009.

El aumento de recursos asignados llega a 62% para las empresas públicas, donde se destaca el alza de 75% para la estatal Aguas y Saneamientos Argentinos (AySA). Debido a que "los costos fijos son elevados, el sistema se vuelve regresivo porque los pequeños usuarios financian a los grandes", destacó el análisis.

En el mismo sentido, un informe de la consultora Federico Muñoz & Asociados resaltó que los $ 46.740 millones (incluye subsidios y planes sociales) gastados por transferencia y subsidios en los últimos doce meses equivalen a 134% del total recaudado a través de las retenciones a la exportación. El Gobierno transfirió casi $ 40.000 millones al sector privado el año pasado y de ese total el 11% se destinó a organizaciones sin fines de lucro (principalmente obras sociales sindicales). Otro 34% se transfirió a familias en planes sociales, como el Plan Jefas y Jefes. "Lo llamativo es que el 55% se entregó a empresas privadas en el marco de la peculiar estrategia anti-inflacionaria diseñada a partir de 2007: subsidios a cambio del congelamiento de precios y tarifas", resaltó la entidad.

Tanto el IEFE como Muñoz coincidieron en señalar la necesidad de una imperiosa reasignación de prioridades que permita morigerar el impacto de la crisis sobre los sectores más vulnerables, en lugar de subsidiar a los sector de mayor poder adquisitivo.

Comentá la nota