Subsidiarían a metalúrgicos que perdieron sus trabajos

La decisión se adoptó tras un encuentro entre Nación y AFARTE. Por cuatro meses y a través de un fondo especial, 1600 trabajadores del sector electrónico a quienes no se les renovó el contrato percibirán un subsidio de 1200 pesos. Nación sancionaría, en breve, dos leyes que permitirían a las empresas expandir sus producciones, por lo que se estima que volverán a requerir mano de obra.
El ministro de Trabajo, Marcelo Echazú, confirmó ayer que el Gobierno Nacional y los representantes de la Asociación de Fabricantes Argentinos de Terminales Electrónicas (AFARTE) acordaron la posibilidad de crear un fondo especial para hacer frente a la crisis que atraviesa el sector metalúrgico de Tierra del Fuego, destinado a subsidiar con 1200 pesos a los trabajadores contratados del sector industrial a los que no se le renovó contrato.

La medida, que se extendería por cuatro meses, beneficiaría aproximadamente a 1600 trabajadores, y es el resultado de diferentes encuentros que mantuvieron en Buenos Aires Nación, AFARTE y funcionarios del Gobierno provincial.

En este sentido, el ministro Echazú confirmó que el acuerdo se alcanzó «durante la reunión mantenida el miércoles pasado en Buenos Aires con funcionarios nacionales, el Secretario General de la UOM a nivel nacional y representantes de AFARTE», remarcando que en los encuentros de carácter técnico en los que participa el Gobierno -a través de la Secretaría de Promoción Económica y Fiscal- se arribó a un acuerdo que consiste en «la sanción de dos leyes y un decreto, para implementar un cambio en todo el sistema productivo de la parte electrónica de nuestra Isla».

«Esto permitirá competir con los productos brasileros en igualdad de condiciones, por lo que la iniciativa es muy auspiciosa para nuestra provincia porque nos genera una expectativa futura muy alentadora», remarcó.

Echazú entendió que una vez que el país recupere su nivel de crecimiento, «saldremos a vender nuestro productos en igualdad de condiciones con Manaos (Brasil), que son nuestros competidores directos», por lo que consideró que el acuerdo logrado en Buenos Aires «nos ayudará a superar la crisis que, de alguna forma, nos está golpeando».

«Actualmente existe una asimetría que perjudica a nuestro producto, pero con esta medida lo que vamos a hacer es colocarnos a la par de los brasileros y poder competir en forma igualitaria», agregó.

Para el Ministro de Trabajo, el nuevo marco «implicará mantener la mano de obra ocupada en 2008, como también su incremento, lo que permitiría la producción de nuevos productos que hoy no se están haciendo en nuestra Isla».

«Los empresarios estaban esperando la sanción de estas dos leyes, y agregaron que hay que encargar los chips, armar la línea productiva; y eso implica un tiempo que ellos estimaban de más o menos seis meses», indicó el funcionario, que ante esta situación «planteamos que si se le dará tamaña cantidad de beneficios a las empresas, queremos que todo repercuta en un beneficio para la provincia y nuestros ciudadanos».

En ese sentido, Echazú detalló que se pidió ante Nación y AFARTE que con estas nuevas leyes «las empresas vuelvan al nivel de ocupación de 2008, y que se prevea la manera de paliar la situación de aquellas personas que tenían un contrato temporario y ahora se ven privadas de renovar su situación laboral».

El Ministro de Trabajo destacó que los empresarios admitieron que «con estas medidas no solamente mantendrían los puestos de trabajos que tenían el año pasado, sino que aumentarían los niveles de ocupación porque realmente los colocaría en una situación muy competitiva a partir de su dictado».

«El año pasado fue el de mayor nivel de ocupación que tuvo la industria electrónica en nuestra provincia, desde que la ley 19640 estuvo en rigor», recordó.

En cuanto a las suspensiones del personal que pretende el empresariado, Echazú comentó «la posición de los trabajadores que fue expuesta por Antonio Caló (secretario General de la UOM a nivel nacional), quien consideró que no debían superar el día por semana, con el pago del 75 por ciento del salario como se hace habitualmente en estos casos».

«Esa postura fue aceptada por las empresas electrónicas», agregó el titular del organismo laboral, quien aclaró no obstante que «esto no significa que las compañías vayan a suspender, sino que esta posibilidad quedó abierta ante la eventualidad que se haga necesario en alguna empresa determinada llevar adelante la medida», finalizó.

Comentá la nota