Subsidiarán sueldos a las conserveras sanrafaelinas

Es por las mermas en la producción culpa del granizo. La Nación pondrá 225 y 400 pesos por empleado permanente y temporario, que incluye a secaderos y galpones de empaque.
Fueron un salvavidas lanzado por el poder político en plena crisis que ahora volverá a arrojar al agua. La asistencia que autoriza la ley provincial de Sostenimiento del Empleo junto al programa de Recuperación Productiva, ambos pensados para solventar los sueldos de empresas en situación límite con fondos de la Nación, se extenderán ahora a unos 6.500 empleados del sector frutihortícola y conservero de la zona Sur, en riesgo de perder sus puestos por la merma en la producción a causa de heladas y granizo.

La última pedrada que cayó sobre el área productiva de San Rafael terminó de disparar el problema y los pedidos de ayuda para al menos 42 empresas, entre secaderos, galpones de empaque e industrias. Por eso, ayer, los ministerios de Gobierno y de Producción acordaron con representantes del Sindicato de la Alimentación de San Rafael gestionar ante la Nación alrededor de $1,8 millón mensuales para mantener la estabilidad laboral en la temporada que viene.

"Tenemos un gran problema con la falta de fruta por las heladas y el granizo, al punto que se espera una temporada muy corta que ya está obligando a las empresas a comprar en otros lugares como la zona Este o incluso pensar en importar desde Chile", señaló Ricardo Bertero, secretario general del sindicato, quien el día anterior ya le había expuesto la situación al ministro de Producción, Raúl Mercau.

Por temporada corta, el sindicalista entiende no más de 20 días netos de actividad para el sector manufacturero, contra los 3 o 4 meses que usualmente insume cada campaña con una producción normal. Y si bien, más allá de alguna prórroga, la ley prevé exactamente un cuatrimestre como duración del beneficio puntual, el tiempo por el que se extenderá en este caso es algo que deberá redefinirse.

Entre subsidio y asignación

La gran mayoría de los empleados que serán asistidos con los subsidios (unos 4.500) son temporarios. Su situación desnuda otra cuestión a resolver, por cuanto muchos de ellos perciben la asignación universal por hijo, un beneficio que perderían si ingresan al plan de Sostenimiento del Empleo o al Repro.

De ahí que, según Bertero, "hay gente que ya está renunciando, porque piensan que no les conviene trabajar y cobrar por menos de un mes a costa de quedarse sin el pago por hijo".

Antecedentes hay. En la cartera laboral acusan muchos planes Jefes y Familia "caídos" ante la nueva oleada asistencialista que coordina Anses. Ante eso, Diego Pettignano, gerente de Capacitación y Empleo del Ministerio de Trabajo Delegación Mendoza, adelantó que parte de la gestión ante el titular de la cartera, Carlos Tomada, será "analizar una excepción para quienes cobran la asignación, que de todos modos es una discusión que ya se está dando con la Anses".

Hubo coincidencia en que el tiempo apremia, y por esa razón la Subsecretaría de Trabajo de la Provincia se abocará desde hoy a elaborar los listados de trabajadores y efectuar el control respectivo. "Vamos a trabajar coordinadamente con el municipio en la implementación para que empiece a cobrarse en febrero", adelantó Dora Balada, directora de Empleo.

Por otra parte, los funcionarios anticiparon que está contemplado pedir la inclusión en el Repro de los pequeños productores afectados para que no tengan que despedir personal. Esto significaría añadir a las listas otros 600 potenciales beneficiarios, aunque por lo pronto, de acuerdo a fuentes ministeriales, la ayuda inicial para los trabajadores estaría asegurada.

De hecho, el secretario gremial de Alimentación, Emilio Fernández, se encargó de remarcar que el sindicato también participará de los controles de rigor. "Lo que pretendemos es que la gente trabaje, y que no reciba la ayuda para quedarse en sus hogares", explicó.

Cabe recordar que para la campaña 2009 el Gobierno provincial había decidido extender la ayuda. Así, además de compensar las pérdidas por emergencia climática empezó a aplicar también la figura de la "emergencia productiva", como un modo de apuntalar las pérdidas por caída de precios

Comentá la nota