El Subjefe policial se aleja por diferencias con Walter Papa.

El subjefe de la Policía Provincial, comisario Herminio Soloaga, renunciará a esta institución «disfrazando» ello con el inicio de su licencia anual el próximo lunes. Marcadas discrepancias en el manejo y conducción de una institución en crisis, serían los principales motivos de una salida a la que habría sido inducido. El comisario Roberto Vélez lo sucederá.
RIO GRANDE.- Mientras la provincia es asolada por robos y asaltos, la conducción policial representada por su responsable máximo, comisario General Walter Papa, se debate en luchas internas que ya han dejado su primera víctima.

Insalvables diferencias en la cúpula policial a partir de decisiones a las que habría sido obligado a tomar, llevaron al subjefe Herminio Soloaga a renunciar de un modo «elegante», a días de haber sido ascendido a comisario Mayor, el pasado 25 de junio.

Soloaga siempre fue un hombre cercano a la tropa y de buen diálogo con los efectivos de todas las dependencias, lo cual había perdido a partir del desgaste generado al estar ligado a la figura de Walter Papa, que a esta altura «no sé quién lo sostiene», comentó una alta fuente policial en relación al deterioro de su imagen con los uniformados.

Trascendió que Soloaga había sido «usado» por Papa para resolver algunas cuestiones y medidas internas, a fin de resguardarse de adoptar esas medidas que le acarrearían aún mayor impopularidad entre sus subalternos.

Finalmente y cumplidos los 25 años de servicio que le valieron un nuevo ascenso, Soloaga comenzó a recibir presiones en cuanto a aceptar un retiro voluntario al que, obviamente, no deseaba adherir a partir de su actual función.

Mas allá de esto, Soloaga finalmente cedió a la presión y falta de apoyo desde las autoridades provinciales, por lo que el lunes comenzará su licencia anual para que, una vez culminada esta, iniciar rápidamente los trámites del retiro voluntario.

La salida de Soloaga será cubierta por el actual director de Seguridad, comisario Roberto Osmar Vélez, a la vez que estos movimientos ya han generado los primeros resquemores y rumores de malestar en las filas policiales con la salida del único jefe que mantenía diálogo con la tropa.

Comentá la nota