Subite a mi Máquina

Subite a mi Máquina
El Museo River va tomando forma y en un mes ya estará listo para abrir sus puertas. Olé lo recorrió y te anticipa los detalles de un espacio imperdible para los hinchas.
Cada vez falta menos para el corte de cinta. El Museo River -según dicen en Núñez, el más grande del mundo en materia deportiva- abrirá sus puertas durante la primera semana de noviembre. Sin embargo, Olé (acompañado por Leandro Viviani, del Departamento de Prensa) se zambulló en sus 3.300 m2 de superficie y te cuenta los detalles de cómo será un exquisito paseo por los 108 años de historia.

Los museos, desde su concepción, tiene un marcado valor cultural. Porque exponen, conservan, y sobre todo, comunican. En ese sentido, River tendrá su propio espacio para exhibir objetos de culto y satisfacer la admiración de los hinchas. ¿O acaso la Libertadores no se disfruta como obra de arte?

El hall de entrada será un espacio libre. De esa manera, quien pretenda comprar una camiseta podrá pasar a la tienda sin estar obligado a pagar la entrada (sería de 18 pesos) del museo. Sin embargo, las sorpresas comenzarán no bien el visitante cruce la zona de boleterías: allí se toparán con el pre-show, que es una especie de explicación del paseo sobre un túnel que simulará un viaje por el tiempo. Con un detalle: el túnel (recubierto por una banda roja que llevará a los visitantes en su caminar) tendrá 70 metros de recorrido y allí comulgarán las conquistas de River con los hechos más importantes de la historia nacional e internacional. Para el estreno fue invitado hasta Joseph Blatter, el presidente de la FIFA.

Otro de los chiches será la Crónica de una pasión Monumental, un video que se proyectará en 360° en un microcine con forma de pelota gigante. La sala de La Máquina tendrá otro espacio preferencial: habrá una locomotora que romperá un paredón bajo el concepto de quebrar los moldes a la hora de jugar. En el lugar se proyectará una película dedicada a Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau.

El museo -cuyo responsable de la finalización de obra es el gerente Harry Martínez- tendrá otros salones temáticos. Uno dedicado a los trofeos. Otro al estadio. Un sector para los jugadores que vistieron la camiseta de River, un tributo a las Inferiores, a los embajadores en la Selección, una sala de técnicos y presidentes (con biblioteca y salón de usos múltiples) y otra perlita: los goles inolvidables. El recorrido, que demandará al menos 90 minutos, terminará en los locales de merchandising.

Los especialistas aseguran que el verdadero objetivo de un museo es la divulgación de la cultura. River, a partir de noviembre, tendrá su obra terminada para contarle al mundo su historia. Su pasión. Su gloria.

Comentá la nota