Subirán los salarios, pero no demasiado.

Los incrementos se pactarán por seis meses. Si vuelven los reclamos, las partes volverán a negociar.
Las subas salariales que el Gobierno salteño negocia este año con los distintos sectores se cobrarán desde el 1 de enero, sin importar la fecha en la que se sellen los acuerdos, y no alcanzarán los porcentajes concedidos el año pasado. "Estarán bastante más lejos", lanzó el ministro de Finanzas, Carlos Parodi, para marcar la cancha en la que pronto comenzarán a desarrollarse las conversaciones con los gremios.

El funcionario dijo que se nota una merma importante en la recaudación impositiva y en ese dato hizo pie para explicar por qué la Provincia no está en condiciones de comprometer demasiados recursos. Sumó otro: el incremento de los precios de las cosas no siguen el mismo ritmo inflacionario e incluso algunos artículos gozan de rebajas.

"Vamos a dar una respuesta salarial, pero estará alejada de la de 2008. Tenemos que ser cautelosos al momento de llevar adelante políticas salariales. La gente tiene que entender que el crecimiento no es el mismo y que cuando uno hace un pedido viene de la mano de la suba de los bienes que consume, y los precios no son iguales, incluso hay algunas rebajas", explicó.

Parodi sabe que las negociaciones serán duras, le sobra con las amenazas de los docentes (sus dirigentes aseguran que no iniciarán el ciclo lectivo si no reciben un aumento) y de los policías, con quienes se encontró el jueves cuando se reunió la comisión de enlace para detallarles la situación macro local, la incidencia que en las cuentas públicas tiene la crisis internacional y que el escenario es similar al de otras jurisdicciones.

"Cuando uno baja una propuesta salarial tiene que contar cuál es el contexto y por qué se toman decisiones. La Provincia tomará esas decisiones en forma responsable para lograr que el presupuesto tenga equilibrio, de lo contrario en 3 o 4 meses vamos a estar discutiendo cuándo pagamos los sueldos y con qué los pagamos. Tenemos que contarle a la gente cuál es la verdadera situación", solicitó.

Cuando los dirigentes comiencen a dialogar con las autoridades la situación de sus afiliados, también sabrán que el Gobierno celebrará acuerdos sólo por seis meses. "Ya nos sucedió en 2008 cuando establecimos pagos escalonados hasta 2008 y en el medio nos sorprendió una crisis y los tuvimos que cortar. Corresponde ahora hacerlo por seis meses y volver a tener una charla", anticipó Parodi.

Comentá la nota