Subirá el aporte de autónomos con el alza de las jubilaciones

La contribución de la categoría más baja sería algo superior a los $ 140; aún no se definió la fecha
El aumento de las jubilaciones y pensiones que llegará en marzo por la nueva ley de movilidad repercutirá también en una suba de los aportes que deben realizar los trabajadores autónomos para el sistema de la seguridad social.

Esos aumentos serán de igual porcentaje que la suba de los haberes de los pasivos, según está previsto en la ley aprobada el año pasado, y tal como confirmaron ayer dos funcionarios a LA NACION. Sin embargo, aún resta la reglamentación de ese artículo de la norma, que debe fijar en qué momentos del año se aplicarán las alzas, si bien no se descarta que ocurran al mismo tiempo que la mejora de los ingresos jubilatorios, prevista inicialmente para el mes próximo. Esa decisión debe ser tomada por una norma del Poder Ejecutivo, y según las fuentes consultadas, aún se encuentra en estudio.

Hoy los aportes mensuales que hacen algo menos de 400.000 inscriptos se mueven entre los 128 y los 563 pesos, dependiendo de la actividad realizada y del nivel de facturación.

Si el ajuste de los haberes previsto para marzo fuera de entre 11 y 12% -según funcionarios del Gobierno no será menor que la primera cifra-, entonces la contribución a cargo de los autónomos pasaría a ser, en la categoría más baja, algo superior a los $ 140. Quienes están ubicados en el segundo escalón (hoy aportan $ 179,20) pasarían a abonar cerca de $ 200. En esas categorías está la mayor parte de los contribuyentes. Los aportes más elevados corresponden a directores y socios de sociedades: en este caso, quienes reciben ingresos anuales mayores que 30.000 pesos y, por tanto, pagan el aporte más alto, pasarían a contribuir con cerca de 630 pesos al mes.

Se espera que en los próximos días se anuncie desde el Gobierno de cuánto será el aumento de las jubilaciones. Mientras tanto, no se publicaron las estadísticas oficiales de evolución de salarios y de recaudación, que permitirían estimar cuál será el ajuste según la fórmula dispuesta. La ley 26.417, de movilidad previsional, fue aprobada en octubre del año último, casi dos años y medio después de que la Corte Suprema ordenara legislar sobre el tema y dispusiera la obligación de ajustar los ingresos jubilatorios siguiendo un índice predefinido (los jueces se refirieron a la evolución de los sueldos activos) a partir de enero de 2002. La ley, sin embargo, prevé aplicar la fórmula de movilidad sólo a partir de este año, lo que provoca que se sigan acumulando reclamos en la Justicia por actualización de los haberes pagados por la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

La norma promovida por el Poder Ejecutivo y aprobada por el Congreso determina que las rentas de referencia sobre las que se calculan los aportes de los autónomos se elevarán "conforme a la evolución del índice" de movilidad votado en la propia ley, que combina diferentes variables.

Destino del aporte

La contribución a la seguridad social es del 32% de esas rentas de referencia (la más baja, de $ 400 mensuales). Un 27% -es decir, $ 108 en el escalón inferior- se destina al régimen jubilatorio, en tanto que un 5% financia al PAMI.

El esquema de aportes de autónomos fue modificado en marzo de 2007, cuando hubo una reinscripción obligatoria antes de que se pusiera en marcha una reestructuración del régimen. Al margen de esa medida, que a algunos les significó una suba del aporte y a otros, una baja, los montos no se actualizan desde 1997. A partir de ahora las cifras se modificarán periódicamente según el alza de los beneficios previsionales.

En la categoría más baja están quienes facturan hasta $ 20.000 anuales si son prestadores de servicios, o quienes tienen ingresos de hasta $ 25.000 si están en otros rubros. El segundo escalón incluye a quienes superan esas cifras. El esquema contempla tres categorías más, en las que se inscriben quienes ocupan cargos de dirección o conducción de sociedades.

La actualización periódica de los aportes no incluye a los monotributistas, que aportan $ 35 mensuales, cualquiera que sea su nivel de facturación, para acceder en el futuro a una jubilación. Es un monto muy inferior al que aporta hoy un trabajador dependiente: por quien cobra el salario mínimo de $ 1260, entre la contribución patronal y el descuento personal, el sistema jubilatorio recauda $ 340,20.

11%

Ajuste mínimo a partir de marzo

* Según dijo tiempo atrás el director ejecutivo de la Anses, Amado Boudou, ese porcentaje será el piso del incremento que se otorgará para las jubilaciones, en la primera aplicación de la ley de movilidad.

Comentá la nota