Subidos al ring por la política industrial

Subidos al ring por la política industrial
Héctor Méndez, titular de la Unión Industrial, cuestionó al Gobierno por carecer de una estrategia de largo plazo para el sector. La ministra de Producción, Débora Giorgi, le recordó el período inédito de crecimiento del que disfrutó la industria.
En un marco de tensión creciente entre los industriales y el Gobierno, el presidente de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez, cuestionó "la falta de política industrial", hecho al que imputó las dificultades que atraviesa el sector. La respuesta del Ejecutivo no se hizo esperar. "Gracias a las políticas implementadas en los últimos años, se registró una tasa de crecimiento industrial anual de un 9,3 por ciento en promedio. Las exportaciones de manufacturas industriales aumentaron 188 por ciento. Si esto no es una política industrial, que me digan qué entienden por una política para el sector. Hasta ahora sólo se escuchan frases vacías", retrucó la ministra de Producción, Débora Giorgi.

Las declaraciones de Méndez fueron formuladas durante la cena por el aniversario de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (Uitba), cuyo titular, Osvaldo Rial, se mostró más conciliador con el Poder Ejecutivo, aunque también reclamó la recreación de "un clima de negocios".

"El desenvolvimiento industrial tiene que ajustarse a las etapas erráticas provocadas por la ausencia de políticas adecuadas de largo plazo", sentenció Méndez durante el evento al que asistió como invitado el gobernador bonaerense, Daniel Scioli. El titular de la UIA objetó que "la ausencia de una política industrial y la adopción de medidas coyunturales impidieron generar estímulos e incentivos que dieran continuidad a las oportunidades de crecimiento".

Sin embargo, para el Ministerio de Producción las palabras del titular de la UIA carecen de sentido. "Las exportaciones industriales aumentaron su participación en el total de las exportaciones, pasando de un 26 por ciento en 2003 al 31 por ciento en 2008. También hemos desarrollado políticas horizontales para la industria, como el sostenimiento de un tipo de cambio competitivo y la Ley de Promoción de Inversiones. A su vez, hemos implementado políticas sectoriales específicas, como la ley de autopartes, software y motos, entre otras", respondió Giorgi. "Por primera vez los fondos que estaban en manos de las AFJP son volcados ahora a la producción industrial del país", completó la ministra.

Las declaraciones de Méndez tienen un tono recriminatorio hacia la política oficial, congruente con el resto de manifestaciones públicas que tuvo el empresario desde que asumió su segundo mandato, diferenciándose del discurso más conciliador de su antecesor inmediato, Juan Carlos Lascurain. Las tensiones entre la UIA y el Gobierno quedaron en evidencia en el último festejo del Día de la Industria, cuando ningún funcionario pasó por el acto de la entidad.

Méndez agregó que "sólo puede alcanzarse un sector industrial dinámico y consolidado con una política que sea producto de una deliberada decisión de Estado". A su juicio, esas decisiones se tienen que traducir en "incentivos articulados según políticas micro explícitamente activas, abarcadoras, transparentes y contenidas en una visión de largo plazo pro empresa, pro inversión, pro empleo y pro desarrollo", arengó el hombre fuerte de la UIA.

El titular de la Uipba, Osvaldo Rial, confió en que "si se recrean con velocidad las condiciones para invertir y producir, confiamos en que este país tiene chances de volver a crecer el año próximo por encima del 6 por ciento". Para ello, explicó, es necesario "consolidar un clima de negocios que posibilite a la Nación volver a atraer inversiones y permitir que los empresarios confíen en apostar con fuerza a consolidar un proceso para pasar del crecimiento al desarrollo sostenido".

En tanto, el secretario de Industria, Fernando Fraguío, recibió ayer, junto al subsecretario pyme Horacio Roura, a dirigentes de la CGE, encabezados por su titular, Daniel Milacci, y a delegados de la Confederación General de la Producción. Los empresarios reiteraron el añejo reclamo sobre las dificultades que tienen los chicos y medianos para acceder al crédito, por las condiciones que imponen los bancos y que les impiden calificar como tomadores de préstamos. Peor aún: los industriales se quejaron por "la falta de efectividad de las políticas públicas" para facilitar esta llegada.

Comentá la nota