Subidos a la onda verde.

En las últimas elecciones europeas, aparte de la victoria de la derecha a lo largo y a lo ancho del Viejo Continente, hubo otro hecho que llamó la atención: el avance de los partidos verdes, de ideología ecologista, en perjuicio de la izquierda tradicional.
En los comicios legislativos del 28 de junio hará su debut en la ciudad de Buenos Aires el Partido Iniciativa Verde (PIV), una fuerza conformada por "un grupo de políticos preocupados por el ambiente y de ambientalistas preocupados por la política", según definió Juan Manuel Velasco, su primer candidato a diputado.

"No creemos que los muy buenos resultados de los verdes en Europa se trasladen electoralmente a la Argentina, donde nuestra preocupación todavía no llegó de forma masiva al electorado", se sinceró Velasco en diálogo con Página/12. "Sin embargo –contó–, estamos muy contentos porque nuestro partido es parte de la Carta Verde y la Internacional de Partidos Verdes", dos de las agrupaciones que nuclean a los partidos ecologistas alrededor del mundo.

En los últimos veinte años, el ecologismo dejó de ser meramente una ciencia para pasar a ser una orientación política que plantea un cuestionamiento de fondo al modelo capitalista al hacer hincapié en la sustentabilidad, es decir, al encontrar una armonía con los recursos naturales, que son finitos y en cuya escasez reside el núcleo de las crisis de este sistema, según sostiene este movimiento.

"Si el mundo no comprende que éste es el nudo de la crisis económica de hoy, va a tener crisis recurrentes, cada vez de manera más frecuente y más grave. Hoy en día no se apunta a la causa del problema, sino a los síntomas", advirtió Velasco.

El partido cuenta con dirigentes que provienen de partidos tradicionales, como también de cooperativas ecologistas, colectivos de trabajo y organizaciones como Greenpeace. El mismo Velasco tiene una larga y zigzagueante trayectoria en la que fue, entre otras cosas, subsecretario de Trabajo con Patricia Bullrich, ministro de Medio Ambiente de la ciudad durante el gobierno de Jorge Telerman y diputado por el ARI.

"Nos fuimos del ARI para armar el PIV. Tras aprobar la ley de basura cero y otras leyes afines, un grupo de ambientalistas se reunió con nosotros y nos preguntó si nunca se nos ocurrió armar un Partido Verde. Nunca se nos había ocurrido, pero pusimos manos a la obra", relató el candidato.

"Es que nos dimos cuenta de que es necesario que haya un partido así en la Argentina. Si bien se viene trabajando muy bien, no alcanza con la actividad de las organizaciones en la actividad civil, hace falta meterse en política para tomar las decisiones necesarias", explicó también Velasco y reconoció que "tratar de que en las fuerzas tradicionales la ecología tenga un lugar prioritario, es hoy por hoy algo imposible".

Por eso, el PIV se presenta con una plataforma basada en proyectos como la modificación del código de minería, la extensión del principio de "Basura Cero" a todo el país, el aumento de producción de energías renovables, la renovación del parque automotor del transporte público para reducir la contaminación, la protección de la fauna urbana y la lucha contra el cambio climático desde el Estado, "como se hace desde hace tiempo en Europa", precisó Velasco.

Comentá la nota