La "subestimación" como excusa y estrategia

Por Damián Glanz

"Subestimamos las consecuencias". La frase de Mauricio Macri es recurrente. Es el eufemismo que reemplaza la admisión del error en el discurso PRO.

El jefe de Gobierno supeditó sus principales promesas de campaña a la voluntad de la Casa Rosada, como el traspaso de la Policía Federal o la extensión de la red de subtes con financiamiento externo que debía autorizar la Nación. Macri evaluó que el matrimonio presidencial auxiliaría sin chistar a su programa de gobierno. ¿Subestimó al "egoísmo" kirchnerista?

El PRO estrenó su gestión con la intención de reparar en 90 días las escuelas de la ciudad. Se topó con un mercado de proveedores cartelizado y con sus propias torpezas burocráticas. Dos años más tarde, la finalización del plan de infraestructura escolar sigue siendo una promesa.

Mucho antes de que se publicara el sainete de la Metropolitana, el propio entorno de Macri le advirtió sobre los riesgos de delegar en el polémico ex comisario Jorge Palacios la creación de la nueva policía. Omitió el alerta y se enfrascó en una profunda crisis de la que aún no puede salir. "Subestimamos el efecto de nombrar a Palacios", explicó.

El caso del espionaje terminó con la gestión del ministro Mariano Narodowski. Para salir del trance –y después de que una decena de notables rechazara la oferta– Macri nombró al escritor y ex diplomático Abel Posse que aún no juró y ya provocó otra crisis: como Palacios, consiguió aunar a la oposición en un reclamo por su cabeza. ¿Subestimó el jefe de Gobierno la consecuencia de designar a un intelectual de cuestionada predisposición para la tolerancia y la convivencia democrática?

Los errores de lectura política no son la única debilidad del jefe de Gobierno con aspiraciones presidenciales. Más preocupante es la ausencia de un espacio propio que le establezca límites desde el debate y le garantice la formación de dirigentes que puedan ocupar espacios de gestión sin irritación pública. ¿Habrá subestimado Macri la necesidad fortalecer a su partido político, fundamento de la participación democrática?

Comentá la nota