Suben mercados (pero hay decepción por nuevo INDEC)

Por: Luis Beldi

Los inversores volvieron a chocar con la realidad. Se dieron cuenta de la enorme distancia que separan a los anuncios de las medidas. El nuevo INDEC que anunció Amado Boudou, es el mismo con nuevo ropaje. Es difícil que los Kirchner se desprendan de privilegios como fijar la inflación.

# Ellos creen que las estadísticas crean la realidad. Que si dijeran que la inflación es alta, al día siguiente subirían todos los precios.

Los que en estos días compraron bonos en pesos y se volcaron al Discount que en una semana subió el 12%; o a los Bogar, que en el mismo lapso recuperaron más del 8%; o al Bocon Pro 12, que está un 12% arriba en lo que va del mes, recibieron otra decepción. Volvieron a ganar los que se quedaron afuera del mercado y no se apuraron a tomar posiciones.

# Cautela

La confianza en que iba a haber cambios más profundos en el INDEC hizo que aumentara el monto de negocios en el Mercado Abierto Electrónico (MAE), donde se operaron $ 562 millones. De todas maneras hubo cautela en los precios que se pagaron. El Discount en pesos, que el lunes subió el 10,10%, avanzó un 0,60%. Entre los bonos posdefault en pesos, que también se favorecerían con una medición honesta del costo de vida, se destacó el alza del Bocon Pre 9 del 1,80% y el Boden 2014 con el 0,90%. Ningún bono en moneda local retrocedió.

Los bonos en dólares no se quedaron atrás. Los inversores creyeron que con un INDEC confiable más el dinero que enviará el FMI, mejorará la capacidad de pago de la Argentina y volvieron a apostar a los Boden. El 2012 subió un 2% y el 2015 se anotó con un alza del 2,70%.

La duda que surge es si el FMI no impondrá alguna condición respecto al INDEC porque el giro de los u$s 2.500 millones debe aprobarlo el directorio. Para el FMI las estadísticas del INDEC son una violación flagrante de las reglas de juego.

# Recomendación

Por eso Mario Blejer, el ex director del Banco Central que asesora al ministro de Economía, había recomendado un cambio profundo del organismo estadístico.

En el mercado cambiario, ajeno a lo que sucede con los bonos, se vivió un peor clima. El endurecimiento que impondrá la AFIP para comprar dólares volcó una parte de la demanda al mercado marginal donde el dólar «blue» saltó de $ 3,86 a $ 3,8750. Si bien faltan 40 días para que rijan los controles, el abandono de los circuitos legales será creciente.

Basta ver con lo que pasó con los operadores mayoristas. En el Forex-MAE, donde el sistema es más transparente porque se negocia por pantalla y se ve la oferta y la demanda, los negocios sumaron u$s 218 millones.

Pero en el MEC, donde negocian los corredores de cambio y se opera por teléfono, el movimiento bajó a apenas u$s 93 millones. Se fueron muchos que no quieren saber nada de controles y declaraciones.

No se recuerda un volumen tan bajo en varios meses.

Este mercado negocia más de u$s 120 millones y hasta hace algunos meses movía más de u$s 200 millones por día.

En el Forex-MAE, el dólar abrió a $ 3,8080. Enseguida se afirmó y el mercado ignoró los dólares testimoniales que en bloque de u$s 20 millones ofrecía el Banco Central. Estos dólares son imposibles de comprar porque hay que dar toda clase de explicaciones. Desde que rige el sistema, hace un mes, sólo se hizo una operación de estas características.

De esta manera a las 11.30 el dólar llegó a $ 3,8110. Allí el Banco Central salió a dar una señal de que no había desaparecido y agredió con u$s 10 millones las distintas posiciones de compra. El dólar comenzó a bajar y el Central recompró lo que vendió y algo más con lo que arrimó a sus reservas poco más de u$s 20 millones y las elevó a u$s

46.109 millones. El dólar terminó a 3,8080 pesos. En las casas de cambio continuó a $ 3,82 para la venta. El mercado opinará hoy con los precios de bonos y dólar, la decisión del Gobierno sobre el INDEC.

Comentá la nota