LA SUBEJECUCIÓN DE GASTOS ALCANZA AL 15% Cristina pisa el Presupuesto para llegar a fin de año

Los mayores recursos previstos por el Gobierno, que dieron origen a la ampliación del gasto, ya no serán tales. Economía retacea partidas para cerrar bien el año
Pese a las políticas keynesianas con las que el Gobierno busca afrontar la crisis, el gasto hasta fin de año será menor al previsto. Ante la fuerte desaceleración de la recaudación, el equipo económico está subejecutando 15% el presupuesto.

La ola expansiva que llevó al Gobierno a estimar ingresos reales muy por encima de los presupuestados y a ampliar el gasto en $ 36.700 millones en septiembre encontró un freno.

La caída del precio de los commodities y la merma de la actividad están impactando fuertemente en la recaudación y las holgadas proyecciones oficiales ya no se cumplirán, reconocen los funcionarios de Economía.

La administración K está sentada sobre la caja y no está liberando muchas de las partidas que habían sido autorizadas cuando el presupuesto fue ampliado. Además, posterga pagos a proveedores; la deuda flotante ya llega a $ 5.300 millones, por lo que el Gobierno quiere evitar acumular mayores pasivos para 2009 y comprometer el presupuesto del año próximo. “Se están retaceando partidas para poder cerrar bien este año. Si autorizamos todo el gasto previsto en el presupuesto, vamos a tener deuda devengada para 2009”, explicaron en Economía.

El presupuesto vigente, luego de la ampliación, asciende a $ 202.000 millones, de los cuales sólo se llevan gastados $ 157.481 millones. Ello implica una ejecución del 77%, frente al 90% que debería rondar en esta época del año. Y el principal motivo es que el Gobierno ya tiene asumido que no recaudará los $ 43.000 millones adicionales que proyectó en septiembre. “La marcada subejecución es producto de la fuerte ampliación presupuestaria aprobada a mediados de septiembre, que reforzó las autorizaciones para gastos corrientes y de capital en $ 36.727 millones con el objeto de atender la insuficiencia presupuestaria que venían mostrando algunos programas desde hacía varios meses”, según explicó la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP) en su último informe.

El documento agrega que las jurisdicciones con mayores índices de subejecución son la Jefatura de Gabinete, el Ministerio del Interior, Economía y la jurisdicción 91, mediante la cual se destinan partidas para transferencias a provincias, sector privado y préstamos a empresas públicas.

La crisis financiera complicó el escenario no sólo en términos fiscales –la recaudación en noviembre apenas creció 17% interanual–, sino especialmente en materia financiera. El año próximo el Gobierno debe afrontar vencimientos por u$s 19.000 millones, de los cuales sólo tendría asegurado u$s 9.000 millones por el superávit fiscal. Y las posibilidades de salir al mercado en el actual contexto son casi nulas.

La estrategia contracíclica que, anticipándose a las elecciones, está adoptando el Gobierno para afrontar la crisis apuntan a aumentar el gasto y fomentar el consumo para evitar mayor caída de la actividad. Pero el gran riesgo, dicen los analistas, es que los ingresos continúen en picada y no pueda sostenerse el superávit. El objetivo es recuperar ingresos a través del IVA, pero en el actual escenario de incertidumbre, nada asegura que esos fondos vayan al consumo.

Comentá la nota