Sube la cuota mensual para 400 mil autónomos

El monto mínimo a pagar para jubilarse pasa a $ 142,95 y el máximo a $ 629.
A partir de abril aumenta la cuota mensual que deben pagar los autónomos con destino a la Seguridad Social. Abarca jubilación y PAMI.

La suba -que impacta sobre 400.000 autónomos- es del 11,69%, similar al porcentaje de aumento de las jubilaciones que rige desde el 1° de marzo de 2009.

Así lo dispuso ayer la Resolución 6 de la Secretaría de la Seguridad Social. Ahora la AFIP tiene que reglamentar la medida.

Por la ley jubilatoria aprobada el año pasado, cada vez que aumentan los haberes jubilatorios, se ajustan en la misma proporción todos los beneficios -como la jubilación mínima, máxima y la PBU- el tope salarial de los aportes de los trabajadores en relación de dependencia y la renta presunta de los autónomos.

Con estos criterios, la cuota de los autónomos se reajustará dos veces por año (abril y octubre), luego de anunciarse la suba de los haberes previsionales.

Hasta ahora, la renta de los autónomos se determinaba según el Mopre (Módulo Previsional). Con la eliminación de este indicador (que se mantuvo congelado desde 1998), la Resolución de la Seguridad Social lo fijó como un coeficiente del haber mínimo que ahora es $ 770,66.

La renta presunta, además de fijar la cuota mensual (equivalente al 32% del valor de cada categoría) determina la futura jubilación de los autónomos, con la garantía del haber mínimo.

Desde marzo de 2007, los autónomos están clasificados en 5 categorías según las actividades, profesiones e ingresos brutos anuales.

La cuota mensual va de un mínimo de $ 128 a un máximo de $ 563,20. Con el aumento, pasará de $ 142,95 a 629 pesos.

Para los que realizan actividades de riesgo la cuota es más alta y va de $ 156,40 hasta $ 688.

Para los jubilados que ingresen, reingresen o continúen en tareas autónomas, la cuota mensual sube de $ 108 a $ 120,60

Sin embargo no está contemplado elevar los montos y topes de los ingresos brutos anuales que determinan la pertenencia a cada categoría. Estos valores se fijaron dos años atrás en $ 15.000, $ 20.000, 25.000, 30.000 o más de esa cifra.

Entonces, por la inflación (que acumuló más del 40% en dos años), muchos autónomos podrían estar facturando más en pesos nominales y, en ese caso, además del aumento de la cuota mensual, si sobrepasen los topes, deberían pasar a una categoría superior, con el pago de una cuota más alta.

Por eso los especialistas plantean que no solo la cuota debería ser reajustada sino también los niveles de facturación para neutralizar los efectos inflacionarios.

De todas manera, el grueso de los autónomos está registrado en las categorías I y II, las más bajas.

Según los datos oficiales, la AFIP recauda de los autónomos unos $ 110 millones mensuales, a un promedio de $ 275.

Comentá la nota