Con subas siderales y discrecionalidad, sigue la polémica por los subsidios

Desde 2003, las transferencias del Estado a las empresas de colectivos pasaron de 25 a 356 millones de pesos por mes. Y en paralelo, aumentaron de 13 a 150 millones para las concesionarias de los ferrocarriles metropolitanos y el subte.
Colectivos: Se paga por cada micro $ 17.000 mensuales

Desde 2003 hasta ahora, los subsidios tarifarios que ha venido desembolsando el Gobierno nacional a las empresas de colectivos registran un crecimiento astronómico que sorprende tanto por su magnitud, como por los montos en juego.Hace seis años, los pagos en concepto de compensaciones tarifarias a las compañías de micros que prestan servicios urbanos eran de $ 25 millones por mes.

Ahora, esa suma se multiplicó por 14 y los giros que cada 30 días deben efectuar las autoridades a los transportistas del sector ya llegan a los $ 356 millones.

Un informe elaborado por la consultora Transvectio –que dirige el ex secretario del Transporte, Guillermo López Del Punta– puso al descubierto las distorsiones y asimetrías que se fueron acumulando por la "indiscriminada política de subsidios de la administración kirchnerista".

Actualmente, las líneas de colectivos de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires cobran, en promedio, $ 17.308 mensuales por cada vehículo en actividad. En cambio, las empresas del interior perciben una suma promedio de $ 7.285 por ómnibus.Instrumentados en forma transitoria a mediados de 2002, los subsidios tarifarios al autotransporte de pasajeros se convirtieron en algo permanente desde el desembarco de Néstor Kirchner en la Casa Rosada.

Inicialmente los recursos para compensarles a las empresas los mayores costos operativos que no podían trasladar a los boletos se cubrían con el dinero del SISTAU, un fondo específico del sector que se alimenta con la recaudación del impuesto al gasoil.

Pero con los sucesivos aumentos en los subsidios, los ingresos del SISTAU se tornaron insuficientes y a mediados de 2006 el Gobierno debió crear el denominado RCC (Régimen de Compensaciones Complementarias) que se nutre con recursos presupuestarios de la administración nacional.Según advirtió el trabajo de Transvectio, en la distribución nacional de los subsidios a las líneas de colectivos se reiteran los mismos desequilibrios que sufren las provincias con el reparto de los impuestos. La región metropolitana concentra el 60% de los vehículos urbanos en actividad (16.082) y se lleva más del 78% de los subsidios mensuales ($ 278.356.100). En cambio, las ciudades del interior, que tienen el 40% del total de los colectivos locales en servicio (10.657 unidades), reciben sólo el 22% de las compensaciones tarifarias que paga la Nación ($ 77,6 millones)

Trenes: La ayuda se multiplicó por doce desde 2003

Si bien los montos en juego son menores a que los que se registran en los colectivos, los subsidios tarifarios a los trenes y subterráneos también presentan aristas sorprendentes.

De acuerdo con el informe de la consultora Transvectio, los pagos que recibieron los concesionarios de los subtes y ferrocarriles metropolitanos aumentaron casi 12 veces entre 2003 y lo que va de 2009.En 2003, cuando se inició el mandato de Néstor Kirchner, los subsidios a los operadores ferroviarios promediaron los $ 13 millones mensuales. Seis años después, bajo la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, los pagos se elevaron a $ 150 millones mensuales.Al igual que los micros urbanos, los subsidios a los servicios ferroviarios que habían nacido con la promesa de ser transitorios se transformaron en permanentes.

Bajo el paraguas de la emergencia económica, la administración kirchnerista decidió no transferir a tarifas la suba de los costos de explotación y reconocerles a los concesionarios los mayores gastos.

Así, todos los incrementos que acreditaron las empresas en salarios, combustibles, energía y repuestos fueron compensados con mayores subsidios a lo largo de estos años

Al analizar la evolución de los subsidios destinados a cada ferrocarril, el trabajo de Transvectio destacó lo siguiente:Urquiza y subtes: la concesionaria Metrovías (grupo Roggio) pasó de cobrar $ 2,5 millones por mes en 2003 a casi $ 35 millones mensuales. Mitre y Sarmiento: la operadora TBA (grupo Cirigliano) saltó de $ 2,4 millones mensuales en 2003 a $ 34 millones por mes.Roca, San Martín y Belgrano Sur: hace seis años, las tres líneas operadas por el grupo Taselli recibieron un promedio mensual de $ 5,2 millones. Ahora –bajo el manejo de la UGOFE que integran Metrovías, TBA y Ferrovías–, el subsidio total se elevó a $ 64 millones mensuales. Belgrano Norte: Ferrovías (grupo Emepa) que en 2003 había cobrado un promedio mensual de $ 2,7 millones recibe ahora un aporte de $ 13 millones mensuales. En función de los pasajeros transportados, los subsidios por cada boleto vendido oscilan entre $ 1,45 en los subtes y Urquiza y $ 14 en la línea Belgrano Sur.

Comentá la nota