La suba de tarifas endereza el rojo de Epec

En 2007 había perdido $ 140 millones. Con los aumentos, bajó a 48 millones en 2008. Este año tendría superávit de 36 millones.
No hay magia, más bien todo lo contrario: pragmatismo puro. Con el aumento tarifario del 25 por ciento impulsado por el Gobierno un año atrás, la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) redujo a casi un tercio su déficit operativo y, para cuando finalice este 2009, conseguirá un leve superávit de unos 36 millones de pesos.

Así lo revelan los datos del balance del año pasado de la distribuidora eléctrica que se encuentra para su aprobación en la Legislatura provincial. El "rojo" que había alcanzado la empresa en 2007 alarmó al por entonces gobernador electo, quien respaldó la aplicación del ajuste en el llamado valor agregado de distribución (VAD).

Juan Schiaretti asumió en diciembre, y en mayo de 2008 la suba llegó a los clientes. Con anterioridad a esa fecha, todos los ajustes aplicados en la factura estuvieron vinculados con el costo de la energía en el mercado mayorista. El de mayo del año pasado fue el primer incremento "propio" de Epec.

El balance de 2007 exhibió una pérdida del ejercicio de 140,8 millones de pesos, emergente del creciente aumento en los costos para prestar el servicio –salarios y materiales– y también por la necesidad de abastecer con combustibles líquidos a sus propias centrales ante la crisis gasífera, gasto sólo parcialmente compensado por la Nación.

Tras el aumento de tarifas (aprobado en marzo pero facturado en mayo) ese déficit comenzó a ceder. En un año cayó 92,8 millones de pesos, es decir que para el cierre del ejercicio 2008 se había reducido a 48 millones de pesos, 35 por ciento menos. El déficit terminaría de conjurarse cuando concluya este año, para el cual se estima extraoficialmente un superávit en el resultado operativo de unos 36 millones de pesos, a razón de tres millones por mes.

Sin embargo, esto no implica que Epec vaya a registrar excedentes en 2009, ya que la empresa se encuentra significativamente endeudada por la construcción de la nueva central de Pilar, créditos que cubrirá una vez que esa central comience a generar energía y ésta sea comercializada en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM).

Con el incremento de mayo del año pasado, la compañía no sólo compensó los gastos propios para la prestación de los servicios sino que comenzó a desplegar un plan de inversiones en media y baja tensión para mejorar la calidad del servicio, sobre todo en las zonas con mayor densidad poblacional de Córdoba capital.

Otra forma de ver el impacto del aumento en el precio de las tarifas es a través de las ventas netas de energía. En 2007, Epec comercializó electricidad por 793,8 millones de pesos. El año pasado saltó a 995,5 millones, un 25 por ciento más. En ese salto también participa la entrada en funcionamiento de la central hidroeléctrica de Río Grande.

Salarios y tarifas. Un punto que puertas adentro de Epec comenzó a discutirse es si para este año se torna necesaria la aplicación de un nuevo ajuste tarifario y si, en todo caso, ese incremento debe estar en un rango similar al dispuesto 12 meses atrás.

El principal motivo para el ajuste pasaría por la necesidad de atender el incremento salarial del 12 por ciento acordado con los sindicatos de Luz y Fuerza. Según el presupuesto, la masa salarial de 2009 es de 511,4 millones de pesos, de modo tal que la suba equivale prácticamente al superávit esperado.

La única definición concreta es que hasta después de las elecciones legislativas del 28 de junio, no se avanzará sobre las tarifas.

Respaldo de la UNC

Futura deuda. La Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Córdoba consideró que el endeudamiento que está asumiendo Epec para construir la nueva central de Pilar "no afectará el normal funcionamiento económico-financiero" de la empresa.

Análisis. En un estudio conducido por Alfredo Visintini, profesor de programación económica de la UNC, se aplicaron criterios de Ebitda para medir el resultado operativo de Epec por esa obra.

Comentá la nota