Suba a jubilados beneficia a casi 478.000 cordobeses

El incremento del 11,69 por ciento a los pasivos generará la circulación de unos 460 millones de pesos más en la provincia, según los datos del organismo previsional.
La primera suba de las jubilaciones y pensiones nacionales del 11,69 por ciento dispuesta el lunes por la administración central beneficiará a 477.965 pasivos cordobeses de un total de más de seis millones, según informó la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses). Es decir, que Córdoba representa casi el ocho por ciento de quienes perciben haberes del organismo nacional y es la cuarta jurisdicción en cantidad de personas de la tercera edad, después de Buenos Aires, Capital Federal y Santa Fe.

A nivel nacional, alcanza a unos 5.421.794 jubilados y pensionados nacionales, 776.000 beneficiarios de pensiones no contributivas y 20.603 veteranos de la Guerra del Atlántico Sur.

Esta medida significa un impacto presupuestario de más de 460 millones de pesos para la provincia, que se destinarán en gran parte al consumo.

El incremento anunciado, que corresponde a la primera aplicación del índice de aumento de las jubilaciones previsto en el marco de la Ley 26.417 de movilidad jubilatoria, será percibido junto a los haberes de marzo, y surge de la aplicación de un promedio entre dos variables: el índice del aumento general de salarios del último semestre y el aumento de la recaudación tributaria per cápita de Anses.

Así, el haber mínimo será de 770 pesos, y para quienes perciben los 45 pesos del subsidio del Pami, la mínima ascenderá a 815 pesos. El anuncio tiene un impacto presupuestario de 6.050 millones de pesos para el organismo previsional para este año, cifra solventada con recursos propios.

El titular de Anses, Amado Boudou, comentó que “este año se espera que hasta fin de año haya 150 mil nuevos jubilados”. “Hasta el año 2004, venía habiendo cada vez menos jubilados, por el tema del desempleo, tan fuerte por la caída en la década del ’90 y la falta de aportes. Esta tendencia cambió y ahora todos los meses tenemos cada vez más jubilados. Lo que implica una mayor cobertura de seguridad social”, añadió.

Mondino, crítico

El defensor del Pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, cuestionó el alza anunciada y consideró que se trata “de una nueva estafa” y agregó: “Por este índice nuestros abuelos están atrasados un 41 por ciento respecto de lo que deberían cobrar si fuera igual a lo que la Corte Suprema dispuso en el caso Badaro”.

Para el ombudsman, “la resolución que tenemos pendiente en la Corte Suprema por este caso y por el colectivo de jubilados va a ser la única solución para que nuestros abuelos tengan una jubilación justa y no sigan siendo estafados por un Estado que no les quiere reconocer el derecho constitucional a la movilidad que les corresponde y que sigue tratando, falazmente, de engañarlos diciéndoles que tienen la movilidad constitucional cuando en realidad les están dando aumentos arbitrarios y mucho menores a los que marca la Ley de Movilidad, la Constitución y lo que determina la realidad de la economía de cada uno de ellos”.

Comentá la nota