La suba de fondos no es igual para los municipios

Las cifras del Pacto Social muestran que los recursos crecieron un 31% para algunas administraciones, y casi un 46% para otras.
La asignación de recursos para las municipalidades, en el marco del Plan Social para este año, no se aplicó por igual para todos los municipios que adhieren a esa operatoria oficial.

De acuerdo con las cifras dispuestas por el Poder Ejecutivo en el decreto de necesidad y urgencia refrendado el jueves, no se aplicó un patrón único para determinar el incremento del monto de los préstamos que la Provincia otorgará a las administraciones. Cuando se comparan las cifras destinadas a las 13 intendencias para este año con las que les fueron pautadas en enero de 2008, se advierte que algunas administraciones recibirán, en términos porcentuales, sensiblemente más que otras.

El promedio

En promedio, los recursos del Pacto Social para San Miguel de Tucumán y las 12 municipalidades del interior que lo suscriben, se incrementaron en un 36,1% respecto del año pasado.

Sin embargo, en un extremo se encuentran las gestiones cuyos recursos experimentaron un aumento menor. El caso más concreto es el de Bella Vista, que ni siquiera alcanzó el 30%.

En ese mismo pelotón siguen tres grandes municipios: se trata de Concepción, Monteros y, nada menos, la capital. En todos estos caso, el incremento ronda entre el 31% y el 32%.

Radicalmente distinto es el caso de Famaillá y de Alderetes. En el caso de la administración del Oeste, la asistencia financiera del Poder Ejecutivo se verá acrecentada prácticamente un 46%. En el caso de la del Este, la suba será prácticamente idéntica respecto de la anterior.

Muchas variables

Ante la consulta de LA GACETA, desde la Casa de Gobierno se explicó que, aunque no hay un denominador común, la asignación de recursos sí es considerada equitativa.

Oficialmente, se explicó que no puede aplicarse un parámetro universal, porque se toman diversas variables.

En primer lugar, se explicó que el Pacto Social financia el pago de salarios pero también los gastos de funcionamiento de cada una de las municipalidades adheridas. En consecuencia, se analiza caso por caso la asistencia financiera.

El ejemplo más cabal dado por el Ejecutivo es el de la Municipalidad de la capital, que tiene contratado el sistema de recolección y disposición final de los residuos sólidos urbanos. Según se informó, esa intendencia cede la totalidad de los recursos a la Provincia, que garantiza el pago de los haberes y también las obras públicas (ver “Simoca...”).

La recaudación

Una segunda cuestión determinante es el nivel de recaudación de cada administración: esa variable, según la Casa de Gobierno, actúa de manera inversamente proporcional a la ayuda que se presta. Es decir, los municipios que menos recaudan son los que más recursos reciben.

De la misma manera, son los que mayor coparticipación federal y provincial de impuestos deben ceder en favor del Poder Ejecutivo.

Comentá la nota