La suba en los alimentos pone a prueba a la metodología explicitada del IPC

Privados estiman que una fuerte alza en los precios de los alimentos impulsó la inflación de agosto a más del 1,3%. Hoy, la medición oficial daría entre 0,6% y 0,8%
Esta tarde, cuando el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) difunda un Índice de Precios al Consumidor (IPC) presumiblemente impulsado por la suba de los alimentos de agosto, habrá en juego más cosas que las ya tradicionales polémicas en torno de la medición oficial de la inflación.

Será la primera medición conocida luego de que el organismo hiciera explícita la metodología que emplea, la semana pasada, tras un año y medio de haber hecho los cambios técnicos. También, será la primera difusión tras la creación del Consejo Académico encargado de auditar al Indec. Será, en concreto, la primera medición por la que el ministro de Economía, Amado Boudou, deba responder, luego de haber fomentado esa política de transparencia.

Tal como anticipó El Cronista la semana pasada, analistas privados estiman que la inflación de agosto trepó hasta entre 1,3% y 1,5% debido a un fuerte ascenso en el precio de los alimentos y, en menor medida, de los servicios de salud. En tanto, prevén que el IPC oficial ronde entre 0,6% y 0,8%. En julio, la medición del Indec había marcado 0,6 por ciento. Aunque ahora podría especularse con un nuevo gesto al mercado, tras el canje de deuda anunciado el lunes, que despejó algunos vencimientos atados a la inflación.

Un informe de Economía Y Regiones asevera que el costo de vida trepó en agosto un 1,3% mensual impulsado por los alimentos. Éstos aumentaron "tanto por la liberación de precios internos (que se constató tras las elecciones) como por la recuperación del precio internacional de los alimentos". Para la consultora dirigida por Rogelio Frigerio, la canasta alimentaria trepó 1,5% el mes pasado.

Para Finsoport, la inflación fue de 1,2%, con un aumento en el rubro Alimentos y bebidas de, 1,5% y con una suba del 3,5% en Atención médica y gastos para la salud.

Para Buenos Aires City, el centro de investigaciones dependiente de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA dirigido por las ex directora del IPC del Indec Graciela Bevacqua, los precios avanzaron 1,3%, con un alza en los alimentos de, 2,5%. A su vez, las consultoras Ecolatina y Bein midieron un costo de vida de 1,4% y 1,5%, respectivamente. Para esta última, el alza en el precio de los comestibles fue del 2,5%.

Persisten las dudas

El aumento en los alimentos destacado por todas las mediciones privadas obedece al incremento en los productos panificados, pero principalmente a la suba en los precios de las frutas y las verduras. Según Finsoport, las frutas se encarecieron un 3,5% y las verduras, 12 por ciento.

Estos aumentos estacionales fueron los que motivaron cambios metodológicos en la forma de confeccionar el IPC, entre los cuales se destacan las ponderaciones móviles, bajo la premisa que cuando un artículo se encarece, el consumidor lo reemplaza por otro. Para Finsoport, sin embargo, "no se sabe a ciencia cierta cuáles son los productos que poseen canastas móviles ni el criterio que se utiliza para estimarlos".

En general, los analistas coinciden en que más allá de la metodología empleada, que se hizo pública la semana pasada, las deficiencias pasan por los datos que se cargan. Esto debería ser auditado, en teoría, por el flamante Consejo Académico conformado por universidades públicas, que comenzó a funcionar hace unos días.

Para el economista jefe del estudio Ferreres, se trata, en realidad de "cambiar para no cambiar". En declaraciones a Reuters, pidió "tener por lo menos dos meses bien medidos, caso contrario siempre habrá sospechas con los índices".

Comentá la nota