Stornelli: "Hay que volver a un régimen de contravenciones"

Arrestarían por merodeo, ebriedad y la cara tapada; quieren que la policía recupere la calle
El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, aspira a mejorar la prevención del delito y devolver autoridad y presencia en la calle a la policía bonaerense. Siguiendo esa premisa es que el ministro de Seguridad, Carlos Stornelli, enviará un proyecto de ley a la Legislatura para reflotar las contravenciones, con arresto para figuras como merodeo, ebriedad, vagancia, patotas en la calle y gente con el rostro tapado. La aplicación estará a cargo de jueces civiles designados por los municipios.

"Tenemos que volver a las contravenciones para que la policía recupere la calle", dijo Stornelli durante una entrevista con LA NACION.

"Se aplicaría a las figuras contravencionales de merodeo, vagancia, ebriedad, drogadicción, patotas en las calles...", enumeró. "Creo que estar en la calle con la cara tapada debe ser sancionado como una contravención", agregó.

"Hay muchas actitudes que no constituyen delito pero que a veces terminan en delito, al no haber autoridad policial: generan atrevimiento, oportunidades", dijo Stornelli.

A casi dos años de asumir, el ministro fue cauto en su balance sobre la seguridad. "Es muy difícil hablar de estar mejor en esta cuestión. Yo diría que hemos estado mucho peor."

-¿Cree que el ciudadano bonaerense tiene mejor seguridad?

-Tiene una mejor calidad de servicio policial, está mejor administrado el recurso humano y logístico. Esto tiene incidencia en las líneas delictivas. En 2008 se produjeron cerca de 40.000 detenciones más que en 2007 y esta cifra se incrementa en 2009.Lo que sucede es mucho. Estuvimos peor que hoy, pero tiene que disminuir.

-¿Hoy estamos mejor?

-Es muy difícil hablar de "mejor" en esta cuestión de la seguridad. Diría que hemos estado peor. Muchísimo peor que hoy.

-Las estadísticas de la Procuración de la Corte provincial dicen que el delito creció...

-Lo entiendo perfectamente. Unos miden aserrín y otros pan rallado: la Procuración contabiliza causas judiciales, nosotros contabilizamos hechos delictivos de los cuales ha tenido conocimiento la policía. Hay que tener mucha prudencia. Que haya más causas judiciales no se traduce necesariamente en un aumento del delito.

-¿Por qué Arslanian dice que se desmadró la seguridad?

-No conozco la intención. Ni es mi ánimo refutar a nadie. Sí creo que hay quienes intentan posicionarse mediáticamente a partir de alguna desgracia. Nosotros somos el ministerio de las malas noticias, pero si hay datos de un mejor trabajo policial, por qué negarlos. No me atribuyo el mérito, tiene que ver con gestiones anteriores. Construimos sobre lo hecho y, a veces, hay que modificar cosas. El ministerio tiene el nombre completo del problema: seguridad. Pero una sola parte de la solución: la policía.

-Usted rechaza la idea de que hay una contrarreforma.

-El que hable de eso que explique a qué se refiere. Por supuesto que hay cuestiones que han sufrido matices propios: las jerarquías, ascensos, evitar purgas policiales no obstante lo cual hemos mantenido la emergencia policial; hemos mejorado la formación, no la hemos destruido; hemos fortalecido la Policía 2, hemos incrementado el trabajo policial.

-¿Hacia qué modelo policial se va? La policía parece no ser dueña de la calle.

-Creemos en la reconciliación de la policía con la sociedad, en la presencia en la calle, la autoridad del buen policía. Con todo el cuidado, esmero y el control. Con respaldo político. Sabemos que hay problemas de corrupción, tratamos de recuperar la confianza pública. También debe tener respaldo judicial, hoy bastante más laxo en la evaluación de antecedentes y peligrosidad del delincuente y en la validez del procedimiento del policía.

-¿Está pensando en reformas legales?

-Estamos estudiando la modificación de las contravenciones, más eficientes y acomodadas a los tiempos, para contribuir a que la policía recupere la calle. Las contravenciones entraron en crisis en los años 80 por excesos de la policía. Hay actitudes que no constituyen delito pero que, a veces, terminan dando el marco para el delito. Al no haber autoridad policial esto genera atrevimiento, oportunidades.

-¿Ya está definido el proyecto?

-Lo vengo estudiando hace más de un año; no pretendo que sea la verdad, sino que se ponga a discusión. Ya lo charlé con el gobernador. Dará un buen empuje a la prevención.

-¿Qué figuras se instrumentarían como contravención?

-Merodeo, vagancia, ebriedad, drogadicción, patotas en las calles, caras tapadas, ladrón habitual. Hay otras, pero el proyecto se está terminando y se va a poner a consideración de la Legislatura. Se crearía como autoridad de aplicación la figura de juez contravencional, que sería propuesto por el intendente y su mandato duraría igual que el de los jefes comunales.

-¿Cómo se instrumentaría?

-Cada distrito debería tener una alcaidía para contraventores y, allí, el ebrio, el drogado, debería permanecer hasta que se le pasen los efectos, y el ladrón habitual no es malo que explique qué hacía en determinada calle oscura, con todo el cuidado y control que esto requiere.

-¿No existe ya ese régimen?

-El actual es muy laxo y ha caído en desuso. Creemos que hay que repotenciarlo y hacerlo más severo.

-¿Serviría para disipar o prevenir los piquetes?

-Creo que estar en la calle con la cara tapada debe ser sancionado como una contravención. No es la idea que las protestas sociales sean una contravención, sino algunos de sus modos y el tema por neutralizar es el perjuicio a terceros.

-¿Qué solución cree que trae la baja de la edad de imputabilidad?

-Por sí sola ninguna medida trae solución. Creemos que el joven de 15 años de hoy no es el de hace 100 años. Esto debe ser acompañado del tratamiento adecuado del menor: ni encerrándolo, ni dejándolo en la calle resuelve la cuestión. Buena parte de esto es la aparición de menores en hechos delictivos cada vez más graves.

-Scioli pidió endurecer las leyes y, a la policía, abatir a los delincuentes. ¿Esto implica algún cambio en la acción policial?

-Lo que dijo es una definición en lenguaje asequible para la gente de lo que es un protocolo de actuación policial.

-Entonces, ¿cuál es la fuerza que debe usar la policía?

-La fuerza mínima requerida. Y no otra cosa.

Claves

* Régimen de contravenciones : existe uno actualmente, pero cayó en desuso por excesos policiales de los años 70 y 80. Stornelli enviará un proyecto a la Legislatura para devolverle mayor autoridad a la policía bonaerense y para que pueda "recuperar la calle". Persigue así prevenir situaciones y oportunidades de potenciales delitos.

* Nuevas figuras : se reflotarían los tipos contravencionales de merodeo, vagancia, ebriedad, personas drogadas, patotas en la calle y gente con rostro tapado.

* Autoridad de aplicación : los municipios designarían jueces civiles contravencionales que durarían el tiempo del mandato de los intendentes. Se comprometería así a los jefes comunales en el control.

* Penas : se repondría la facultad de detener personas en alcaidías hasta que cesara el peligro de un delito.

Comentá la nota