Storero negó problemas de pago con las empresas constructoras

El ministro de Obras Públicas negó que haya emprendimientos paralizados en la provincia, y dijo que se está cumpliendo con la reprogramación de pagos acordada con el propio empresariado. Admitió que se perdieron puestos de trabajo, pero por la retracción del sector privado.
El ministro de Obras Públicas, Hugo Storero, respondió a las quejas de los empresarios de la construcción que advirtieron sobre demoras en los pagos de certificados, y anunció que los recibirá el próximo viernes. El pasado lunes, las autoridades de la Cámara Argentina de la Construcción delegación Santa Fe denunciaron a El Litoral que estaban atravesando una situación de "mucha incertidumbre". Dijeron que no conocían el plan de obras públicas previsto para 2010, y que los certificados de las obras en ejecución los están cobrando a 120 días por una medida "unilateral" que adoptó el gobierno de la provincia. "Eso es sesenta días más de lo que establece la ley de obras públicas", recordaron.

Los empresarios consideraron que "ya es tiempo" de que dichos pagos se vayan regularizando, y alertaron sobre "un cuello de botella financiero muy difícil" por el que está atravesando el sector.

En diálogo con la prensa, Storero refutó ayer los dichos de la Cámara. Desmintió que los certificados de obra no se estén pagando, y admitió que hubo una reprogramación de los pagos, pero que fue acordada a principios de año con los propios empresarios. Por otra parte, dijo que los recibirá el viernes para discutir el tema.

"Yo los llamé en la mañana de hoy (por ayer) después de ver la noticia. Les dije que pretendía sentarme con ellos para aclarar esta situación. Me parece que lo que dicen es sumamente impreciso, es por eso que quiero recibirlos y eso pasará el viernes. Creo que esto se hace en defensa de cada sector; son opiniones. Pero cuando pierden objetividad y pasan a un plano de subjetividad, me gusta aclararlo", manifestó.

Puestos de trabajo

Por otra parte, los dirigentes de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) advirtieron la semana pasada que la situación para los obreros que dependen de esta actividad también es preocupante, debido a la paralización de la obra pública y la falta de nuevos emprendimientos. Según estimó la entidad sindical, hay en toda la provincia alrededor de diez mil trabajadores que perdieron su empleo como consecuencia de esta situación.

Consultado sobre el particular, Storero desmintió que haya obras públicas paralizadas. "Al menos las que dependen de mi cartera están todas en realización", sentenció. "Sí es cierto que hubo una disminución de los puestos de trabajo, pero no está para nada involucrada la obra pública. Eso se debe a la retracción del mercado privado, producto de que quien invertía fuertemente en el mercado de la construcción, que es el sector del campo, ha dejado de hacerlo. En ese caso sí se nota una disminución de los puestos de trabajo, lamentablemente. Si también desapareciera de la oferta la obra pública, sería un problema mucho mayor", aseguró.

Parados

Las únicas obras públicas que según Storero están paralizadas son las comprendidas en el ex Plan Federal II de Viviendas, ahora rebautizado como Techo Digno.

"Ése es un plan que no está en nuestras manos -respondió Storero ante la consulta de El Litoral-; depende de la Nación. Desconozco cuál es el número preciso de obreros afectados por este tema, pero el problema es que son obras que nunca han comenzado porque la Nación no ha mandado los fondos".

De todos modos, reveló que "ahora empiezan a percibirse algunos movimientos desde la Secretaría de Viviendas de la Nación, y esto nos da cierta dosis de optimismo respecto del futuro. Empiezan a aparecer algunos signos, todavía ambiguos pero signos al fin, que evidenciarían el comienzo del giro de partidas del Plan Federal II, que por vergüenza, cambió de nombre y ahora se llama Techo Digno", expresó.

Comentá la nota