Storani dijo que la UCR debe apuntar a un acuerdo amplio para 2011

El ex ministro de la Alianza calificó al kirchnerismo como "un capitalismo de amigos", se pronunció por un país con dos grandes corrientes de pensamiento y dijo que los medios no deben ser monopólicos.
- ¿Se viene una nueva Alianza?

- No lo veo tan sencillo. Tampoco hay que perder de vista que estamos frente a elecciones parlamentarias. La prioridad es que la oposición consiga la mayor cantidad posible de legisladores, especialmente diputados... Para 2011 se verá. Hoy, de hecho, la oposición trabaja prácticamente con una misma agenda: mostró posiciones similares ante el adelantamiento de los comicios, la modificación del Consejo de la Magistratura y el debate con el campo.

La respuesta pertenece a Federico Teobaldo Manuel Storani, o "Fredi", el mismo que fue el primer presidente de Franja Morada de la Federación Universitaria Argentina, que cofundó la Junta Coordinadora que acompañó y aportó sangre joven a Raúl Alfonsín, que ocupó con gran protagonismo una banca en el Congreso y que terminó asumiendo como ministro del Interior del ex presidente Fernando De la Rúa.

Hoy Storani (58 años y sin sus clásicos bigotes) da clases de derecho político, como profesor titular por concurso, en la Universidad de La Plata. Y ayer estuvo en Santa Rosa -después de concurrir a otro acto en Quilmes hasta las dos de la madrugada- participando en el Comité Provincia de una convocatoria de la Juventud Radical.

En la charla ante unos 80 correligionarios habló mucho de democracia y enfatizó que "aunque la política tiene muy mala prensa; toda conducta o actitud del ser humano está influida, directamente o indirectamente, por la política. Incluso el apoliticismo es una categoría más de la política. No podemos dejar de tener ideas, valores y creencias".

- Usted dijo que ahora es difícil, ¿pero entonces habrá una alianza en 2011?

- Para 2011 imagino que es posible la conformación de un espacio socialdemócrata, con una Unión Cívica Radical recompuesta y el Partido Socialista como embriones de esa fuerza.

- Más Carrió, De Narváez, Solá y Macri...

- No, el límite sería la Coalición Cívica.

- ¿Cuándo habló de un partido recompuesto incluyó al vicepresidente Julio Cobos?

- Por supuesto. Sin ir más lejos, el acuerdo en Mendoza ya está cerrado. Cobos volverá y aceptará someterse a la disciplina partidaria, más allá de que considero que cometió un error gravísimo al irse detrás de una Concertación Plural que no fue tal.

Populismo y socialdemocracia.

En la charla a solas con LA ARENA, y luego públicamente, Storani dijo que es necesaria una Argentina "con un sistema de partidos políticos fuerte y con dos grandes corrientes de pensamiento: una populista, expresada a través del peronismo, que a veces apuesta al proyecto neoliberal muy cercano al macrismo y otras se disfraza de izquierda, como con Kirchner; y una socialdemócrata moderna, con el radicalismo como principal referente".

- ¿El kirchnerismo hizo todas las cosas mal?

- No. Yo rescato la renovación de la Corte Suprema y su política de derechos humanos. En la Corte designó personas valiosas, como (Eugenio), Zaffaroni, (Carmen) Arbigay, (Ricardo) Lorenzetti, a tal punto que han tenido problemas con el gobierno. Y apoyo las nulidades de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida que dictó Alfonsín en otras circunstancias. Pero también digo que el gobierno de Alfonsín pasará a la historia porque fue el único de América Latina que sentó en el banquillo a los dueños de la vida en condiciones muy difíciles y sin que haya habido antes una revolución armada. Por eso es estudiado como un ejemplo de lo que es un régimen de ruptura de transición democrática, a diferencia de España y Chile que fueron regímenes pactados.

- ¿Y qué hizo mal?

- El kirchnerismo tiene un proyecto hegemónico de poder, no democrático. La Concertación Plural de Kirchner es una concertación a lo Borocotó, palo y a la bolsa (sic) y a hacer la venia. Incluso pusieron como ejemplo la concertación chilena cuando allí hasta acordaron que los dos primeros presidentes de la democracia sean de la Democracia Cristiana (Patricio Aylwin y Eduardo Frei) y los dos siguientes del Partido Socialista (Ricardo Lagos y Michelle Bachelet). Tampoco es un gobierno progresista porque su diseño económico apunta a la concentración de la riqueza y a la exclusión social. Es un capitalismo de amigos. Amigos como Cristóbal López, que maneja el negocio de los juegos de azar; (Enrique) Eskenazi (comprador parcial de YPF-Repsol), (Eduardo) Eurnekian (Aeropuertos Argentina 2000)...

Storani recordó que Nestor y Cristina Kirchner "prometieron una mejor calidad institucional; sin embargo, la degradaron. Este gobierno ostenta el récord de decretos de necesidad y urgencia, aún más que el menemismo; modificó el Consejo de la Magistratura para presionar y designar jueces amigos; mantiene los superpoderes y hasta restringió las facultades investigativas del fiscal (renunciante Manuel) Garrido".

Campo y Ley de Radiodifusión.

El ex titular de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados también se refirió al conflicto del campo y al proyecto oficial de Ley de Radiodifusión. "No estoy en contra de las retenciones como un instrumento de la economía, y tampoco me olvidó que Alfonsín las aplicó. Lo que me parece un disparate fue la forma en que se implementaron porque Kirchner, cuando el ex ministro (de Economía, Martín) Lousteau renunció a los 20 días de anunciar la resolución 125, pudo haberse manejado de otra manera y llegar a un consenso. En cambio prefirió ir a una confrontación social innecesaria.

- Pero un momento el gobierno modificó la resolución y propuso más retenciones para los grandes productores y menos retenciones para los pequeños productores.

- Ya era tarde. Ya había apostado a doblarle el brazo y a poner de rodillas al campo. Por eso lo más destacable del voto de Cobos fue que, viniendo de la cultura del radicalismo, aportó algo de calma. No nos olvidemos que el nivel de confrontación era tal que estaban tomados los espacios públicos y que las camisas negras del subdesarrollo (sic), como las del fascismo, con (Luis) D'Elia a la cabeza, impedían que la gente se manifestara.

- ¿Qué opina de la Ley de Radiodifusión?

- El monopolio no debe existir. Un grupo no puede ser dueño de medios audiovisuales y escritos en una determinada región, tal como ocurre en los Estados Unidos. Al contrario, creo que son necesarios los medios locales y las FM para evitar las concentraciones; aunque en este caso se trata simplemente de una pelea con los grupos monopólicos, más precisamente con Clarín, para apoderarse de los medios.

- Usted también, en algún momento, fue censurado por Clarín.

- (Sonriendo) Es cierto, no aparecía mucho...

- Entonces usted dice que el gobierno no da una pelea ideológica con el proyecto.

- Para nada. Lo que busca es que algunos amigos se queden con ciertos medios. De hecho ya han comprado algunos.

Comentá la nota