Stolbizer vuelve a advertir a los radicales.

"La UCR se tiene que sacar de la cabeza que cada línea interna va a poner un candidato en las listas." Con esa frase, Margarita Stolbizer les avisó ayer a los radicales bonaerenses que deben resolver sus discusiones fuera del ámbito electoral.
La dirigente radical, hoy aliada de Elisa Carrió, será la candidata en la provincia del frente opositor que, muy lentamente, intentan armar la UCR, la Coalición Cívica (CC) y el socialismo.

Desde ese lugar, Stolbizer dijo a LA NACION que espera que en las elecciones internas que celebrarán en mayo, los radicales resuelvan "su política de alianzas, quiénes son sus interlocutores [hoy varios se arrogan ese derecho] y qué candidatos ofrecerán" a la coalición opositora.

Históricamente, en las elecciones nacionales la pelea interna radical se resuelve salomónicamente: cada sector coloca un candidato.

Así, las corrientes que lideran Leopoldo Moreau, Federico Storani y Ricardo Alfonsín eligen a sus propios postulantes, que, según las negociaciones, se ubican a la cabeza o al final de la nómina, intercalando candidatos de las tres agrupaciones.

Sin embargo, esta vez su alianza con Carrió podría obligarlos a modificar su costumbre. No sólo deberán compartir listas con la Coalición Cívica, sino también con el socialismo y el sector que lidera el vicepresidente Julio Cobos, que aspiran a colar sus propios candidatos.

La pelea por los lugares será, ya se anticipa, muy dura, y Stolbizer buscará imponer su base electoral. En las últimas elecciones, cuando se postuló como candidata a gobernadora por la CC, obtuvo el 16,6 por ciento de los votos (más de un millón), quedó segunda detrás de Daniel Scioli y demostró que tiene buena parte del voto radical.

Comentá la nota