Stolbizer cuestionó la ausencia de Carrió en la reunión y se profundizan las diferencias

Dijo que la líder de la CC o algún emisario tendría que haber ido al encuentro; "Podemos pasar todas las facturas que queramos, pero no dar vuelta la cara el día que nos llaman", planteó; además, advirtió: "El Gobierno tiene que demostrar que lo de ayer no fue una foto para salvar la ropa"
En el día después del inicio del inédito y demorado diálogo entre el Gobierno y la oposición, Margarita Stolbizer volvió a justificar su presencia en la reunión y a cuestionar con dureza a Elisa Carrió, que no aceptó la invitación.

"Si durante seis años vinimos pidiendo el diálogo, no podemos no ir el día que nos llaman: podemos pasar todas las facturas que queramos, pero no podemos darle vuelta la cara al Gobierno el día que nos llama a hablar", razonó la líder de GEN y diputada electa.

Momento. Fue aún más directa. "Aunque no fuera Lilita, Adrián Pérez o algún dirigente del partido debió haber estado en la reunión. No es un momento para hacer una especulación sobre la debilidad y la derrota del Gobierno y no concurrir".

Además, reiteró su evaluación según la que la convocatoria que se concretó ayer "es un reconocimiento de los errores y de la derrota electoral" que el Gobierno sufrió el 28 de junio.

De todos modos, Stolbizer reconoció tener aún dudas sobre los motivos de la convocatoria oficial, que en su primer capítulo estuvo encabezada por el ministro del Interior, Florencio Randazzo. "Me queda un poquito de desconfianza sobre cuáles son las intenciones del Gobierno", admitió. No obstante, insistió en que "las dudas nunca pueden ser más importantes que todo lo que puede estar en juego".

Pese a las señales de apertura, advirtió: "Ahora es el Gobierno el que tiene que demostrar que esto no fue una fotografía más para salvar la ropa".

En declaraciones a radio Mitre, Stolbizer vinculó su decisión, que generó malestar entre los dirigentes más incondicionales de Carrió, con el resultado de las elecciones del 28 de junio. "Somos una fuerza política que aspira a gobernar, y la gente reconoce a los que tienen capacidad de conseguir consensos", concluyó.

Capítulo uno. Ayer, por primera vez en poco más de seis años de gestión kirchnerista, el Gobierno abrió las puertas de la Casa Rosada a parte de los líderes de la oposición. Durante poco más de una hora, se reunieron con Randazzo los integrantes del Acuerdo Cívico y Social, que componen el radicalismo, la Coalición Cívica, el sector que responde al vicepresidente Julio Cobos y el Partido Socialista.

Hubo críticas por el manejo del Indec, un pedido para la instrumentación de una asignación universal por hijo, reclamos de mayor institucionalidad y pedidos de una nueva política agropecuaria.

El de ayer fue el primero de una serie de encuentros que el Gobierno tiene previsto mantener con los dirigentes de la oposición. Aunque aún no hubo precisiones no se descarta que los próximos en la ronda sean los referentes de Unión Pro Mauricio Macri y Francisco De Narváez.

Comentá la nota