Stolbizer y Cobos traban acuerdo de la UCR y Carrió

Elisa Carrió anunció ayer que presentará una denuncia penal contra Néstor Kirchner como «jefe de una asociación ilícita». La acompañaron Patricia Bullrich y Elsa Quiroz.
El acuerdo entre la Coalición Cívica de Elisa Carrió y la UCR de Gerardo Morales ya comenzó a sufrir las primeras complicaciones. La radical Margarita Stolbizer, ex candidata a gobernadora bonaerense de la CC, repudió cualquier intento de acuerdo con el radicalismo bonaerense de Leopoldo Moreau y Federico Storani, y le advirtió a Carrió que ni siquiera estaba dispuesta a pisar el comité nacional de la UCR, donde hoy estaba prevista la cumbre opositora.

Los operadores radicales intentaban anoche mudar el encuentro de Morales, Carrió y Stolbizer al despacho del mendocino Ernesto Sanz en el Senado. Buscaban así que el jefe de los senadores radicales, el más dialoguista dentro del partido -dispuesto incluso a amnistiar a Julio Cobos- se convierta en el anfitrión del encuentro.

Stolbizer, la segunda candidata a la gobernación bonaerense más votada detrás de Daniel Scioli, había abandonado la UCR enemistada con la dupla Moreau-Storani, artífices del acuerdo con Eduardo Duhalde para postulara Roberto Lavagna a la presidencia. Tanto que ni siquiera Carrió había aceptado la convocatoria que Morales realizó en 2007, antes de las elecciones presidenciales, para armar un frente opositor compacto.

Para colmo, la cumbre UCR-Coalición Cívica llega en medio de los cortocircuitos entre la jefa de la Coalición Cívica y el Partido Socialista de Rubén Giustiniani por la estatización de las AFJP. Carrió viene de denunciar a Néstor Kirchner como el presunto «jefe de una asociación ilícita que busca quedarse con la caja previsional» justo cuando el socialismo votó en el Congreso el proyecto de estatización de las AFJP que presentó

Cristina de Kirchner ante el Poder Legislativo.

El PS de Giustiniani, presente en la última convención nacional de la UCR en Mina Clavero -Córdoba-, es la tercera pata opositora de este trípode antikirchnerista. Giustiniani fue candidato a vicepresidente de Carrió en las últimas elecciones, pero ahora su apoyo es disputado por el radicalismo de Morales y hasta por Cobos.

Viuda negra

El vicepresidente es la viuda negra en este armado opositor. Expulsado de su partido «de por vida» por Morales, su figura también es repudiada por Carrió y hasta por socialistas de la talla de Miguel Lifschitz, intendente de Rosario, quien calificó al jefe del Senado de «figura mediática». Para compensar su aislamiento, Cobos intentará hoy que lo reciba Ricardo López Murphy.

Ayer, la presidente Kirchner volvió a apuntar contra los dirigentes de la oposición al criticar a aquellos que «creen que hacer política es estar anunciándole a la gente que siempre hay cosas terribles que van a pasar».

Durante un acto que encabezó en el distrito bonaerense de Hurlingham por la entrega de viviendas, la Presidente dijo que «algunos creen que hacer política es hablar mal del otro.

El año pasado hablaban del gran apagón, después que iba a ser la inflación, y hoy parece que hay que anunciar catástrofes económicas», en respuesta, aunque sin nombrarla, a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien minutos antes había dado una conferencia de prensa para anunciar que iniciará una causa por corrupción contra su esposo, Néstor Kirchner.

Comentá la nota