Sotomayor pasó el test

La candidata latina al Supremo contestó duros cuestionamientos de senadores republicanos –que dudan de su capacidad de ser imparcial– y afirmó que siente que es un modelo para muchos.
La candidata a la Corte Suprema de Estados Unidos, Sonia Sotomayor, se sometió ayer al cuarto y último día de interrogatorios ante la comisión judicial del Senado, en un maratónico proceso que culminaría con su nombramiento como la primera jueza hispana del tribunal. Como en los días anteriores, Sotomayor contestó pacientemente a duros cuestionamientos de senadores republicanos –que dudan abiertamente de su capacidad de ser imparcial– y afirmó que siente que es un modelo para muchas personas.

"Mi carrera como juez me mostró" que "lo que he logrado sirve de inspiración a otros", afirmó Sotomayor, egresada de la Universidad de Princeton y cuyos padres emigraron a Estados Unidos desde Puerto Rico.

"Es una enorme sensación de responsabilidad" respecto de "las mujeres", las personas de orígenes latinoamericanos y "los inmigrantes", dijo ante la comisión, subrayando que "los estadounidenses de todo tipo y de todo origen" la miran como un modelo.

El senador republicano Lindsey Graham dijo que creía que Sotomayor será confirmada por el Senado, y predijo que le dará un viraje a la izquierda a la Corte Suprema, árbitro final en temas constitucionales en Estados Unidos. Los demócratas tienen los 60 votos necesarios para impedir cualquier acción dilatoria de los republicanos y convertir a Sotomayor, juez federal de 55 años oriunda de una familia pobre puertorriqueña, en la tercera mujer en llegar al máximo tribunal estadounidense, garante de la Constitución.

"Espero tener la oportunidad de conocerla mejor, y veremos cómo será su futuro, aunque pienso que va a ser brillante", dijo Graham, legislador por Carolina del Sur. Graham dijo que seguía preocupado porque la Corte Suprema a menudo decide temas controvertidos como el aborto, la tenencia de armas o si dos personas del mismo sexo pueden casarse. "Ahora la gente entiende el papel de la corte en la sociedad moderna cuando se abordan temas que implican un cambio social. Es por eso que peleamos tanto por poner en la Corte a gente que tenga nuestra misma visión del mundo", agregó.

La elección de Sotomayor provocó un fuerte debate sobre el papel de la raza y el origen étnico en la sociedad estadounidense. Durante los cuatro días de comparecencias que comenzaron el lunes, algunos senadores conservadores la acusaron de mostrar parcialidad favoreciendo a las minorías raciales. Los republicanos tuvieron que armar un caso contra Sotomayor con fragmentos de sentencias de sus muchos discursos. Pero los republicanos no encontraron nada en los cientos de sentencias en los juzgados federales en Nueva York que sugiriera que Sotomayor da rienda suelta a sus impulsos basados en étnica o ideología. Fue tan cuidadosa con sus veredictos como con sus expresiones faciales.

Sotomayor fue cuestionada todos estos días por una afirmación que hizo en 2001 sobre que una mujer de origen latinoamericano podía tomar mejores decisiones que un hombre anglosajón. "Me gustaría pensar que una mujer latina juiciosa, con una rica experiencia a sus espaldas, llega más a menudo a una mejor conclusión (como juez) que un hombre anglosajón que no ha vivido todo eso", había dicho en un acto universitario. La jueza ha asegurado que sus palabras de hace ocho años fueron equivocadas.

La votación para la confirmación de la jueza está prevista para los primeros días de agosto, informó el senador demócrata Patrick Leahy, presidente de la comisión, lo que da a Sotomayor tiempo suficiente para tomar el juramento y participar en una audiencia prevista para el 9 de septiembre en un caso sobre la ley de finanzas con respecto a campañas federales.

Comentá la nota