Sotomayor se convirtió en la primera latina en llegar a la Corte de EEUU

La jueza Sonia Sotomayor se convirtió en la primera magistrada hispana de la Corte Suprema estadounidense al obtener 68 votos a favor y 31 en contra en el Senado.

Sotomayor, hasta ahora jueza federal de una corte de apelaciones en Nueva York, es también la tercera mujer en llegar a la más alta Corte del país, compuesta de nueve magistrados de cargo vitalicio.

La mayoría demócrata en el Senado votó en bloque por la candidata elegida en mayo pasado por el presidente Barack Obama, una mujer de 55 años nacida en el seno de una familia puertorriqueña del neoyorquino barrio del Bronx.

Tan sólo faltó el voto del senador Ted Kennedy, ausente por enfermedad. Nueve senadores republicanos también dieron su beneplácito a Sotomayor, cuya reputación de liberal levantó críticas en los sectores más conservadores del partido opositor.

Sotomayor, una mujer divorciada y sin hijos, pasa a convertirse en la más alta representante de la minoría hispana en las instituciones estadounidenses, en un tribunal donde acostumbran a dirimirse las cuestiones más controvertidas del país, como el aborto, la pena de muerte, el derecho a tener armas o asuntos raciales.

El presidente estadounidense Barack Obama se declaró inmediatamente "profundamente agradecido" por la confirmación.

Sotomayor cuenta con el "intelecto, temperamento, historial e independencia" necesarios para el cargo, añadió Obama ante la prensa.

La amplia votación a su favor no pudo ocultar la guerra ideológica que mantienen demócratas y republicanos, en especial ante las ambiciosas propuestas legislativas de Obama.

El perfil liberal que se atribuye a la jueza, con varias declaraciones polémicas en el pasado, fueron criticadas una y otra vez por los conservadores.

Sotomayor declaró en una ocasión que esperaba que una jueza "hispana juiciosa" podría hacer un mejor trabajo que un hombre anglosajón.

"Lo considero racista", espetó el miércoles el senador republicano James Inhofe.

Otros legisladores republicanos, como el ex candidato presidencial John McCain, se centraron en criticar lo que consideran una orientación "activista" de la jueza, en lugar de interpretar de forma imparcial la ley.

Desde su juventud como estudiante en las prestigiosas universidades de Yale y Princenton, Sotomayor nunca escondió su deseo de promover el ascenso social de los hispanos, y siempre prestó una atención particular a casos de discriminación racial.

Pero esta jueza de 55 años, divorciada sin hijos, tiene al mismo tiempo una sólida carrera judicial a sus espaldas, con sentencias elogiadas por su ecuanimidad y solidez jurídica.

"Hoy se hizo historia y gracias a ello nuestro país será mejor", celebró Janet Murguía, la presidenta del principal grupo de defensa de los hispanos en Estados Unidos, La Raza.

Sotomayor "ocupará su silla en la corte en un momento en que los latinos están asumiendo papeles en los más altos niveles de todas las ramas del gobierno estadounidense", dijo por su parte el director de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos (NALEO, por su sigla en inglés), Arturo Vargas.

Comentá la nota