De la Sota trata de rearmar la tropa con reuniones en Río Cuarto

Organiza cenas en el quincho de su casa. Estas reuniones generan suspicacias en la Casa de las Tejas.
José Manuel de la Sota adelantó sus planes políticos. Había prometido un “retiro voluntario” de la escena provincial durante este año, pero en los últimos meses se muestra activo y mantiene contactos con dirigentes del peronismo cordobés, especialmente del interior.

Desde el entorno del ex gobernador tratan de minimizar los alcances políticos de estos encuentros en la interna del peronismo provincial del PJ. Aseguran que el ex gobernador le explica a los dirigentes su proyecto presidencial, que lanzará el año próximo.

En la otra vereda, los funcionarios que comulgan con el gobernador Juan Schiaretti están convencidos de que con estas reuniones, De la Sota trata de rearmar su tropa, de cara a las elecciones internas del partido y los comicios legislativos del año próximo.

En el último mes y medio, De la Sota organizó al menos cinco encuentros en el quincho de la casa que comparte en Río Cuarto con la ex ministra de Producción Adriana Nazario.

Para tratar de no herir susceptibilidades en la Casa de las Tejas, los voceros delasotista explican que en su mensaje De la Sota habla más de la realidad nacional que de la provincial. Es más, remarcan que el ex gobernador pide apoyo para la gestión de Schiaretti.

No obstante, en el entorno de Schiaretti tienen otra lectura de este relanzamiento de la actividad política del ex mandatario. Según la lectura de los schiarettistas, De la Sota siente que el gobernador le arrebató el liderazgo del PJ cordobés. Además, se convertirse en su rival en la proyección nacional de la interna peronista.

Discurso. En la reuniones, que incluyen cena para casi 100 dirigentes, De la Sota toma la palabra y habla durante casi dos horas. En su discurso cuestiona con dureza al matrimonio Kirchner y pronostica una crisis económica para el año próximo.

El mensaje va en línea con el mensaje que difundió el 17 de octubre pasado, durante el acto en el club General Paz Juniors, que marcó el reencuentro del ex gobernador con la militancia de la ciudad de Córdoba.

Aunque ocupa un espacio menor de su discurso, De la Sota le dice a los dirigentes que van a a escucharlo que hay que respaldar la gestión del gobernador Schiaretti.

Sin embargo, aclara a cada momento que el peronismo cordobés no debe hacer ningún acuerdo político con el kirchnerismo. “El gobernador debe tener una relación institucional con el Gobierno nacional. Pero sería un suicidio político atar la suerte del peronismo provincial a un acuerdo con los Kirchner. Hoy el matrimonio presidencial tiene en Córdoba peor imagen que (Fernando) De la Rúa en su peor momento”, afirma categórico De la Sota.

Algunos dirigentes peronistas memoriosos y hoy alejados del delasotismo, recuerdan que en el año 2006, durante una visita presidencial a Villa María, De la Sota dijo que Néstor Kirchner era el “mejor presidente” de la nueva era democrática.

Al final de las reuniones, cuando los dirigentes que van a visitarlo, mucho de los cuales lo acompañaron en la gestión, se quejan de que Schiaretti gobierna con su “equipo cerrado” y que no le da participación al resto del peronismo. “Traté de hacer una gestión en un Ministerio y me dijeron que nosotros ya no gobernamos. ¡Cómo! ¿no somos todos peronistas?”, fue la amarga queja de un ex funcionario delasotista.

Dicen que en privado De la Sota también se queja de que Schiaretti nunca levantó su teléfono para consultarlo por algún tema de gestión.

De todas formas, los delasotistas aseguran que la sangre no llegará al río y el ex gobernador puede negociar con su sucesor. Pero con una condición: no sumar a kirchneristas a las listas del PJ cordobés.

Comentá la nota