De la Sota regaló 400 casas pero ahora se las cobran al Municipio

En 2007, cuando se inauguró el barrio Ciudad Nueva, el entonces gobernador anunció que la Provincia se haría cargo de lo que debía pagar la gente. Pero en enero, la Municipalidad empezó a recibir descuentos por las cuotas no cobradas.
“Gra­cias De la So­ta”, se leía en los glo­bos ce­les­tes y blan­cos que la gen­te mo­vía con en­tu­sias­mo. Fue el 15 de ma­yo de 2007. Ese día, el go­bier­no pro­vin­cial inau­gu­ró el ba­rrio Ciu­dad Nue­va, co­no­ci­do co­mo 400 vi­vien­das.

El en­ton­ces go­ber­na­dor, eter­no aman­te de los gol­pes de efec­to, anun­ció que, co­mo los be­ne­fi­cia­rios eran fa­mi­lias de ba­jos re­cur­sos, la Pro­vin­cia se ha­ría car­go de pa­gar las cuo­tas. El ba­rrio, in­te­gra­do por ve­ci­nos que du­ran­te dé­ca­das vi­vie­ron en la cos­ta del río, es­ta­lló en aplau­sos.

El go­ber­na­dor les es­ta­ba re­ga­lan­do las vi­vien­das. Pe­ro, en ene­ro de es­te año, el Eje­cu­ti­vo mu­ni­ci­pal re­ci­bió una sor­pren­den­te car­ta do­cu­men­to. La Sub­se­cre­ta­ría de Vi­vien­da le in­for­ma­ba que ha­bía ini­cia­do los trá­mi­tes pa­ra des­con­tar de la co­par­ti­ci­pa­ción mu­ni­ci­pal las cuo­tas que de­bían pa­gar los be­ne­fi­cia­rios del ba­rrio Ciu­dad Nue­va. El re­ga­lo de De la So­ta no exis­tía; o, me­jor di­cho, de­bía pa­gar­lo la Mu­ni­ci­pa­li­dad.

Ape­nas 11 días des­pués, el 16 de ene­ro, el go­bier­no de Juan Ju­re res­pon­dió la car­ta do­cu­men­to con el ar­gu­men­to de que ha­bía exis­ti­do un com­pro­mi­so pú­bli­co de De la So­ta, que esa pro­me­sa es­ta­ba pu­bli­ca­da in­clu­so en la pá­gi­na web del Go­bier­no de la Pro­vin­cia, y que, por eso, no se les es­ta­ban co­bran­do las cuo­tas a las 400 fa­mi­lias.

A pe­sar de esa res­pues­ta, el Mu­ni­ci­pio su­frió ya el pri­mer des­cuen­to de 40 mil pe­sos men­sua­les. Esa ci­fra se man­ten­drá has­ta com­ple­tar la in­ver­sión to­tal de 23,7 mi­llo­nes de pe­sos.

La his­to­ria em­pe­zó aquel 15 de ma­yo de 2007. De la So­ta tran­si­ta­ba sus úl­ti­mos me­ses co­mo go­ber­na­dor y Juan Schia­ret­ti ya era el can­di­da­to ofi­cial pa­ra su­ce­der­lo. Los dos es­tu­vie­ron en el ac­to, jun­to a to­do el ga­bi­ne­te, y al en­ton­ces in­ten­den­te Be­nig­no Rins.

Has­ta ese mo­men­to es­ta­ba pre­vis­to que la gen­te iba a pa­gar una cuo­ta sim­bó­li­ca de 100 pe­sos por su vi­vien­da. Pe­ro, co­mo siem­pre, De la So­ta te­nía un as ba­jo la man­ga. Pri­me­ro, agra­de­ció al go­bier­no na­cio­nal por ha­ber in­ver­ti­do 22,3 mi­llo­nes de pe­sos en la cons­truc­ción del ba­rrio Ciu­da­d Nue­va y al Mu­ni­ci­pio por do­nar las tie­rras, ha­cer la in­fraes­truc­tu­ra pa­ra el alum­bra­do y la ener­gía eléc­tri­ca y pa­vi­men­tar las ca­lles.

Pa­só, en­ton­ces, a dar la bue­na nue­va: “Es­te Pro­gra­ma Fe­de­ral de Cons­truc­ción de Vi­vien­das I es­ta­ble­ce, pa­ra los ad­ju­di­ca­ta­rios de las vi­vien­das, la de­vo­lu­ción de la in­ver­sión; en es­te ca­so, tra­tán­do­se de asis­tir a fa­mi­lias to­tal­men­te ca­ren­cia­das que du­ran­te años han es­ta­do ubi­ca­das en ba­rria­das hu­mil­des y que no tu­vie­ron la po­si­bi­li­dad de pa­gar la cuo­ta men­sual, mi go­bier­no to­mó la de­ci­sión de que sea la Pro­vin­cia la que pa­gue las cuo­tas de las 400 fa­mi­lias”.

Esas son las pa­la­bras tex­tua­les que el pro­pio go­bier­no in­clu­yó en la pá­gi­na web de la Pro­vin­cia. Se­gún las es­ti­ma­cio­nes ofi­cia­les, el go­bier­no de Río Cuar­to in­vir­tió más de 3 mi­llo­nes de pe­sos en la in­fraes­truc­tu­ra del ba­rrio. Aho­ra, ade­más, tie­ne que pa­gar las ca­sas.

Ga­ran­tía

¿Có­mo es la ope­ra­to­ria y por qué ter­mi­na ha­cién­do­se car­go la Mu­ni­ci­pa­li­dad? El Plan Fe­de­ral I se fi­nan­ció con fon­dos del go­bier­no na­cio­nal, que fue­ron trans­fe­ri­dos a la Pro­vin­cia. Pe­ro una con­di­ción de ese pro­gra­ma es que exis­ta una ga­ran­tía de co­par­ti­ci­pa­ción. Los mu­ni­ci­pios de­ben im­ple­men­tar un sis­te­ma de re­cu­pe­ro; si los ve­ci­nos no pa­gan, quien se ha­ce car­go es el go­bier­no lo­cal.

En la no­ta que el go­bier­no mu­ni­ci­pal le en­vió a la ad­mi­nis­tra­ción de Juan Schia­ret­ti, el in­ten­den­te Juan Ju­re ar­gu­men­tó que no se di­se­ña­ron sis­te­mas de re­cu­pe­ro pre­ci­sa­men­te por­que exis­tió un com­pro­mi­so pú­bli­co del go­ber­na­dor anterior.

Sin em­bar­go, el des­cuen­to de 40 mil pe­sos, con­fir­ma­do por la in­ten­den­cia, se hi­zo de to­dos mo­dos. El pro­ble­ma de ori­gen es que el an­te­rior go­bier­no pro­vin­cial no ha­bría ge­ne­ra­do nin­gún me­ca­nis­mo pa­ra lle­var la pro­me­sa de la pa­la­bra al pa­pel.

“Si bien es­te in­ten­den­te no des­co­no­ce el me­ca­nis­mo a lle­var a ca­bo, le ha­go sa­ber a us­ted que en oca­sión del ac­to de inau­gu­ra­ción de la obra en cues­tión y de en­tre­ga de vi­vien­das a los be­ne­fi­cia­rios, el 15 de ma­yo de 2007, el en­ton­ces se­ñor go­ber­na­dor de nues­tra pro­vin­cia, Jo­sé Ma­nuel de la So­ta, ma­ni­fes­tó: ‘El go­bier­no de la Pro­vin­cia se ha­rá car­go de las cuo­tas’, a la vez que agra­de­ció al go­bier­no mu­ni­ci­pal que hu­bie­ra ce­di­do los te­rre­nos co­mo así tam­bién que hu­bie­ra rea­li­za­do las obras de in­fraes­truc­tu­ra”, con­tes­tó.

Y ex­pli­có que, por esa cau­sa, por la pro­me­sa del en­ton­ces go­ber­na­dor, no se fir­mó el con­ve­nio que de­bía es­ta­ble­cer có­mo de­vol­ve­ría el Mu­ni­ci­pio la in­ver­sión he­cha en el ba­rrio.

En la no­ta en­via­da el 16 de ene­ro, a la que PUN­TAL tu­vo ac­ce­so, el in­ten­den­te ane­xó las prue­bas del com­pro­mi­so de De la So­ta. Pe­ro el des­cuen­to tan te­mi­do lle­gó igual.

Comentá la nota