De la Sota intentó mediar en la pelea con los K

Mantuvo contactos con el ministro De Vido. El ex gobernador no está de acuerdo con la estrategia confrontativa de Schiaretti.
La pulseada entre los Kirchner y el Gobierno provincial alimentó las diferencias políticas que separan a Juan Schiaretti de su antecesor José Manuel de la Sota.

En medio del conflicto, que puso en peligro el pago en término de los sueldos a los empleados estatales, el ex gobernador habría realizado gestiones con funcionarios kirchneristas para acercar posiciones.

Finalmente, la disputa ingresó en una etapa de distensión, cuando el viernes pasado el Gobierno nacional envió 120 millones de pesos, de los 372 que estaba adeudando a la gestión de Schiaretti.

En privado, De la Sota considera que su sucesor, con algunas decisiones, enardece las tensiones con el matrimonio presidencial.

Aunque De la Sota no habló en público en los últimos días, fuentes kirchneristas aseguraron a este diario que el ex gobernador realizó "gestiones reservadas" con funcionarios nacionales, producto del acercamiento que tiene con los K en los últimos tiempos.

Las mismas fuentes aclararon que no se puede asegurar que esta mediación haya destrabado el envío de fondos, que le permitirá a Schiaretti pagar en tiempo y forma los salarios a los agentes públicos y jubilados.

Pero los K tratan de dejar claro que hay diferencias de criterio entre De la Sota y Schiaretti, en cuanto a la estrategia en la relación con el Gobierno nacional.

De la Sota mantiene una fluida relación con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, a quien le habría hecho llegar una sugerencia. "Decile a (Néstor) Kirchner que si le va mal a la gestión de Schiaretti, también quedará mal parado el peronismo de Córdoba", palabras más, palabras menos, habría sido la advertencia que le dejó a uno de los ministros más influyentes del mundo K.

De la Sota dice a su tropa que no se convirtió en kirchnerista. Pero, desde que hizo públicas sus diferencias políticas con Schiaretti, por la conducción del PJ cordobés, recuperó la relación con los kirchneristas. El 6 de agosto pasado habría mantenido una reunión con Néstor Kirchner para hablar sobre el futuro del PJ.

Dirigentes delasotistas no confirmaron esta versión de una mediación con De Vido, pero sí admitieron que su jefe político estaba "muy preocupado" con la escala del conflicto entre la Nación y la Provincia.

También reconocieron que De la Sota nunca rompió puentes con De Vido.

Para los dirigentes cercanos a Schiaretti hay un acuerdo político entre Kirchner y De la Sota.

El ex gobernador se mantendrá en silencio y no opinará en público de la pulseada entre los K y Schiaretti. Sin embargo, con los dirigentes que habla en privado, no oculta sus disidencias con la estrategia confrontativa que Schiaretti le imprimió a la relación con la Casa Rosada.

"Lo que hacen los Kirchner no tiene nombre, pero si le tirás nafta al fuego, seguro que todo se va a complicar ¿Para qué se sacó una foto con (Julio) Cobos? Una cosa es mantener una posición firme en reclamar el cumplimientos de los acuerdos firmados, pero otra muy distinta es provocarlos", resumió el pensamiento del ex gobernador, un intendente del interior que suele visitarlo seguido en Río Cuarto.

Carta. Desde la Casa de las Tejas dicen desconocer esta mediación que habría intentado De la Sota con De Vido.

Es más, en el entorno de Schiaretti están convencidos de que la situación se destrabó por la carta que el gobernador le envió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con la amenaza de declarar la emergencia económica.

Esta norma hubiera sido la puerta para la emisión de cuasimonedas, algo que hubiera complicado las negociaciones que el Gobierno nacional comenzó en los últimos días con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Es más, dirigentes del PJ Capital echaron a rodar la versión de que el jueves pasado hubo una comunicación telefónica entre Schiaretti y De la Sota.

Según estas fuentes, el contacto había sido "tenso", porque el ex gobernador planteó sus diferencias con la estrategia de Schiaretti.

Esta versión fue desmentida de plano por funcionarios provinciales. Reconocen que existen contactos entre el gobernador y su sucesor, pero niegan una comunicación en los últimos días, durante las horas de tensión con los Kirchner.

Comentá la nota