De la Sota desafía y quiere presidir el PJ

José Manuel de la Sota levantó el tono de su discurso y atizó la interna del peronismo cordobés. En el segundo acto consecutivo que encabezó en la Capital, anoche aseguró que quiere presidir el partido y le ofreció el segundo lugar en la conducción al gobernador Juan Schiaretti.
El ex mandatario pidió "autocrítica" por la derrota electoral del 28 de junio y deslizó una crítica al gobernador por no defender su gestión y por la escasa "cordialidad" hacia él de parte de los actuales funcionarios.

De la Sota encabezó un acto anoche en la Seccional 6ª y, si bien intentó ensayar nuevamente un tono conciliador, contestó directamente declaraciones que su sucesor hizo en las últimas horas.

"Le ofrecí al gobernador que me acompañe como presidente alterno" del PJ, dijo y apuntó que hay dirigentes que le aconsejan a Schiaretti que lo enfrente en una interna. "Si hay algunos que quieren la interna, me sobra voluntad para ir puerta por puerta, recorriendo la ciudad", enfatizó De la Sota.

Durante 40 minutos, el ex gobernador se encargó de responder la acusación de su sucesor sobre la elección de candidatos a dedo. Y recordó que si se hizo alusión a la candidatura a la intendencia de Germán Kammerath, "él le ganó la interna a Schiaretti y a (Luis) Juez".

También criticó la actitud de Schiaretti de no dialogar con Eduardo Accastello y Olga Riutort. Y apuntó: "Le vamos a ayudar a Juan a que tenga un buen gobierno hasta 2011 y que le entregue la banda a otro peronista".

Reiteró que decidió mantenerse en silencio desde que dejó el gobierno en 2007 y relató que Schiaretti lo llamó cuatro veces desde que asumió. "Me hicieron decir que este es el tiempo de otros y yo no soy de los que van adonde no los invitan", dijo en alusión a su ausencia en la campaña pasada. "Preferí no intervenir y no sangro por la herida", agregó, al tiempo que remató: "Me niego a ser parte de un peronismo del 26 por ciento".

De la Sota planteó que es necesaria una autocrítica para poder cambiar el escenario de la Capital y del Gran Córdoba, donde el juecismo volvió a imponerse en las últimas elecciones.

Prescindente. Por su parte, el gobernador Schiaretti tampoco se quedó atrás con los dardos. En un acto que encabezó ayer por la mañana, hizo una referencia directa a su antecesor al decir: "Yo estaré siempre donde los dirigentes y los militantes del peronismo me pidan que esté, porque nunca fui ni seré prescindente. Nunca miraré una encuesta para ver si me involucro en una elección", mencionó el gobernador, ayer luego de habilitar obras de refacción en el Instituto Oncológico.

En la Casa de las Tejas aseguran que en febrero pasado, De la Sota mandó a hacer una encuesta y como los resultados le dieron desfavorable respecto a Luis Juez, finalmente el ex gobernador se automarginó de los comicios legislativos.

Marcando diferencias con De la Sota, el gobernador reiteró su postura de que el peronismo debe "renovarse" en las elecciones internas previstas para el 22 de noviembre. Schiaretti insistió en que no será candidato a intendente de Córdoba en 2011, al tiempo que pidió "una interna transparente" para que "surjan nuevos dirigentes".

Si bien indicó que "falta mucho" para 2011, sostuvo que todos "tienen derecho a plantear su apetencia". "Ahora me dedico a gobernar", dijo Schiaretti.

Por otro lado, el partido de Acción para el Cambio (Apec) salió a defender a Alfredo Keegan, referente de esta fuerza, quien recibió un duro cuestionamiento por parte de Schiaretti.

"¿Dónde está ‘el Tuta’ Keegan que se fue con el kirchnerismo"?, fue la referencia que hizo el gobernador, en el acto del jueves por la noche en Smata. La respuesta de Apec también fue ácida. "Alfredo Keegan sigue trabajando y viviendo de la actividad privada. Pero, sobre todo, es un dirigente que nunca transó ni claudicó contra su ideología. Quien sí fue designado a dedo por Carlos Menem y Domingo Cavallo fue Schiaretti como interventor de Santiago del Estero, cuyo final de gestión todos conocemos", indicó Apec a través de un comunicado.

Comentá la nota