Cae un sospechoso por el caso de Sofía, la niña que desapareció en Río Grande

Un hombre de 50 años fue detenido por su aparente vinculación a la desaparición de la niña Sofía Herrera de un camping de la ciudad fueguina de Río Grande, informaron fuentes policiales y judiciales a la agencia Télam.
La detención se produjo el miércoles por la noche, durante un allanamiento a una vivienda ubicada en la villa turística santacruceña de El Calafate. Personal de la Brigada de Investigaciones de Río Gallegos y de la comisaría de Lago Argentino detuvo a un hombre de 50 años, que anoche era trasladado a Río Grande para quedar a disposición del juzgado que conduce Eduardo López y que fue subrogado por Héctor Ochoa.

Durante el procedimiento, el personal policial se incautó de un celular que, de acuerdo con las pesquisas del caso, tendría "gran importancia" en la investigación, según informó la radio FM Dimensión, de El Calafate.

La niña Sofía Herrera, de 3 años, desapareció de un camping de la ciudad de Río Grande al que había ido a pasar el día junto a su familia el 28 de septiembre pasado.

El procedimiento policial fue ordenado por el juez de Instrucción de El Calafate Carlos Narvarte, a pedido del juez subrogante de Río Grande Héctor Ochoa, en un domicilio del barrio Las Piedras.

En diálogo con la emisora santacruceña, el juez Narvarte confirmó que "se procedió al secuestro de elementos de importancia y de interés en relación a la desaparición de la menor Sofía Herrera". El juez agregó que al allanamiento se llegó tras una investigación iniciada a mediados de enero por personal de la comisaría de Lago Argentino y la Brigada de Investigaciones de la Policía santacruceña.

Fuentes judiciales y policiales fueguinas confirmaron a Télam que la investigación se inició a partir de una llamada anónima que indicaba que la niña estaba oculta en El Calafate, lo que puso en la pista a los investigadores.

Tras la detención del miércoles, el hombre, cuya identidad no fue difundida aunque se indicó que tenía 50 años, fue trasladado a las 17 de ayer hacia Río Gallegos, capital de Santa Cruz. En tanto, una partida policial de Tierra del Fuego viajaba a esa ciudad para trasladar al sospechoso a Río Grande, donde será indagado por el magistrado a cargo de la causa por la desaparición de la niña.

Además, la Policía se incautó de un teléfono celular que había sido rastreado por los investigadores y que tenía un dispositivo para distorsionar la voz. La Policía presumía que desde ese teléfono se hicieron llamadas extorsivas sobre el paradero de la niña. El padre de la niña, Fabián Herrera, visitó esta semana El Calafate y pidió ayuda a la población. "Pedimos que nos llame, que nos diga dónde está y nosotros la vamos a ir a buscar al lugar que sea", había dicho.

Comentá la nota