Sospechoso ataque al presidente del Concejo

Agustín Ciorciari fue atacado y tajeado en su rostro por un delincuente que ingresó al segundo subsuelo municipal en horas de la madrugada.

El presidente del Concejo Deliberante de Tres de Febrero, Agustín Ciorciari, fue atacado en el segundo subsuelo del estacionamiento ubicado en el palacio municipal, a primera hora del día de hoy y se recupera favorablemente en el Hospital Ramón Carrillo, de Ciudadela, donde será dado de alta en las próximas horas.

La situación sorprendió al oficialismo por el lugar y el modo en que fue interceptado Ciorciari, cuando llegó, alrededor de las 6.00, para participar de la habitual reunión de gabinete de los días miércoles.

El autor del hecho, que huyó inmediatamente del lugar, cuando salía le mostró un arma a un concejal que fue ayudar al herido, que no sufrió robo alguno pero que recibió varias heridas de arma blanca en el rostro y el cuerpo.

Hace varios meses, el área de recursos humanos fue vaciada por un grupo comando que también atacó a su responsable, José Mulak, aunque de un tiempo a esta parte, varios hechos de violencia sacudieron la calma habitual de la política tresfebrense, habituada a una hegemonía de los militantes curtistas tanto a nivel Ejecutivo como en el accionar político en las calles del distrito.

Las sospechas sobre los motivos del suceso, que no serían los de un simple robo, surgieron desde el mismo momento de los hechos. Es que nunca el presidente del HCD llega a esa hora, salvo los días cuando se realizan este tipo de reuniones, y el segundo subsuelo no es un lugar de acceso directo para cualquier contribuyente, salvo aquel que sepa el lugar donde el funcionario estaciona el vehículo cotidianamente.

Ciorciari fue inmediatamente trasladado al hospital Ramón Carrillo, de Ciudadela, donde le curaron las heridas recibidas producto del forcejeo que tuvo con el delincuente, quien debió dejar en el lugar, debido a que todo se desarrolló rápidamente, un bolso con precintos plásticos, habitualmente utilizados en secuestros extorsivos.

Comentá la nota