Sospechas por la muerte de un testigo

Se trata de Jesús González, quien falleció el viernes pasado. En principio, la causa está caratulada como suicidio.
A horas de que se inicie en Córdoba el segundo juicio a Luciano Benjamín Menéndez y otros represores por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar, fuentes judiciales y gubernamentales confiaron anoche a este diario que murió uno de los testigos de la causa, el agente Jesús González, conocido como "el Flaco".

El deceso del testigo se habría producido el viernes pasado y comenzó a ser investigado por la fiscal de Instrucción de la Provincia, María Antonia de la Rúa, como supuesto suicidio.

En un cruce de información, el Tribunal Oral Federal Nº 1 constató ayer que la persona fallecida era el testigo que había solicitado la fiscal federal Graciela López de Filoñuk en el auto de elevación a juicio de esta causa, que ahora da un giro fundamental.

El vuelco se da porque en la Justicia Federal ponen bajo la lupa al deceso del testigo ya que, en principio, si bien se habla de que se quitó la vida, la causa del deceso la habría producido "una herida punzocortante en el pecho", según revelaron fuentes del caso.

A última hora de ayer, la Justicia Federal solicitó el expediente a la fiscal De la Rúa y será investigado por el representante del Ministerio Público Nacional, Gustavo Vidal Lascano, quien, de acuerdo con lo revelado por voceros judiciales, ya se avocó de oficio a la investigación.

Allegados a la causa indicaron que el mismo viernes el cadáver del testigo fue entregado a sus familiares. En principio ya existe un primer informe del médico forense y se aguarda para hoy un detalle más pormenorizado sobre las causas del deceso de González, que habría sido guardia del centro clandestino de detención denominado "La Casita".

La muerte de González también conmovió a funcionarios del Gobierno provincial que siguen de cerca el nuevo proceso. Es más, a la primera audiencia de hoy asistirán el gobernador Juan Schiaretti; el ministro de Justicia, Luis Angulo; y el secretario de Derechos Humanos, Raúl Sánchez.

Mientras se profundiza la investigación por este misterioso suicidio, el Tribunal Oral Federal Nº 1, presidido por Jaime Díaz Gavier, iniciará hoy el segundo juicio a Menéndez y a otros represores.

El ex jefe del Tercer Cuerpo ya afronta dos condenas por crímenes de lesa humanidad: una en Córdoba y otra en Tucumán (el asesinato del ex senador justicialista Guillermo Vargas Aignasse).

El nuevo proceso. En este segundo juicio, Menéndez y cinco ex policías del Departamento de Informaciones (D2) de la Policía están acusados de asesinar al ex subcomisario Ricardo Fermín Albareda.

Hay que recordar que Albareda militaba de manera secreta en el Partido Revolucionario de los Trabajadores, el brazo político del Ejército Revolucionario del Pueblo.

Albareda tuvo un final terrible en setiembre de 1979, cuando efectivos policiales, quienes consideraban que estaba infiltrado en la fuerza, le dieron muerte cortándole los testículos.

Además de Menéndez, están acusados los ex policías Miguel Ángel Gómez; Hugo Cayetano Britos, Calixto Luis Flores y César Armando Cejas y el ex militar Rodolfo Aníbal Campos.

Precisamente, el ex militar Campos seguirá las audiencias desde el Consejo de la Magistratura de la ciudad de Buenos Aires, a través de videoconferencias, ya que tiene una imposibilidad física que le impide estar en los Tribunales del Parque Sarmiento.

Además del cordobés Díaz Gavier, integrarán el Tribunal Oral Federal Nº 1 de Córdoba los jueces federales de La Rioja Sergio Grimaux y José Quiroga Uriburu.

El fiscal será Carlos Gonella, subrogante por el apartamiento de Maximiliano Hairabedian y por la reciente designación como camarista del ahora ex fiscal José Fabián Asís.

Comentá la nota