Sospechas, ilusiones y una interna partidaria

Poco más de 70 mil lujanenses figuran en los padrones para votar el próximo domingo y elegir a nueve concejales y tres consejeros escolares. El fantasma de la trampa se agitó desde diferentes partidos en los últimos días de la campaña.
Entre las 8 y las 18 del domingo, 72.331 lujanenses estarán en condiciones de votar a los 253 candidatos repartidos en 13 fuerzas políticas, aunque habrá 14 listas. En 216 mesas habilitadas, se definirán 9 concejales titulares y 3 consejeros escolares titulares, más 6 ediles suplentes y otros 3 consejeros suplentes.

Por décimo cuarta vez desde el retorno de la democracia, se votarán diputados nacionales, senadores provinciales, concejales y consejeros escolares.

En toda la provincia habrá 31.428 mesas para que puedan sufragar 10.607.918 bonaerenses. En la primera sección electoral, a la que pertenece el distrito de Luján, están habilitados 3.652.490 ciudadanos que contarán con 10.550 mesas.

Con más fuerza que en años anteriores, fogoneado tal vez por la mañosa aprobación de las candidaturas testimoniales, en la campaña uno de los temas salientes fue la posibilidad de fraude o, en todo caso, de trampas desde el oficialismo.

"Ante versiones circulantes difundidas por representantes de sectores facciosos de la política local, que intentan empañar el acto eleccionario del 28 de junio, acerca de posibles irregularidades en la "transparencia y la seguridad de todos los participantes en los próximos comicios" se comunica a la población que la normalidad de los mismos está garantizada por el Ministerio del Interior de la Nación. Las Fuerzas Armadas y de Seguridad (Policía, Gendarmería y Prefectura) son las instituciones que velarán por el normal desarrollo de los comicios", informó el jueves el gobierno municipal a través de la Dirección de Prensa.

La explicación del gobierno de Rosso no es más que, si se quiere, la última batalla de campaña entre su sector y el liderado por Miguel Prince, quien había agitado esa posibilidad señalando que "el Partido Justicialista, ante la sensación de nerviosismo que se percibe en algún sector político ante la proximidad del acto eleccionario, ha tomado algunos recaudos y realizado gestiones".

"Analizado el tema y procurando que quede garantizada totalmente la transparencia y la seguridad de todos los participantes, la Lista 2, boleta oficial del PJ, a través de Domingo Faro, presidente del bloque del HCD, y uno de los apoderados de esa lista se entrevistó con el comisario (Luis) Correale, a fin de ponerlo en conocimiento de esa sensación y hacerle notar que gran parte de responsabilidad en ello es suya, en tanto la otra parte, de la puerta de la escuela hacia adentro es de Gendarmería, con quienes también se conversó", agrega el comunicado princista formado por Jorge Luis "El Negro" Romero.

"A la vez –agregó- se le dio conocimiento a otros sectores políticos y estuvieron de acuerdo en la apreciación y están dispuestos a prestar atención frente a cualquier irregularidad".

LA INTERNA

En términos políticos, la elección plantea la incógnita de dilucidar cómo será el Concejo Deliberante que acompañará los dos últimos años de gobierno comunal de Graciela Rosso, si es que decide cumplir su palabra de seguir al frente del Departamento Ejecutivo cualquiera sea el resultado del próximo domingo.

En una contienda electoral que podría definirse –erróneamente, porque no es lo que está en juego- como un plebiscito a la administración actual y que la propia intendenta calificó como una "puesta a consideración de los vecinos" de su gestión, Luján tendrá 13 opciones electorales y 14 listas, ya que Tesone hará uso de la maniobra de la lista "colectora".

Quienes encabezan las propuestas son Graciela Rosso (Partido de la Victoria), Miguel Ángel Prince (Partido Justicialista), Pablo Tonini (Unión-PRO), Oscar Luciani (Unión Vecinal), Alberto Luccón (Frente Cívico y Social), Rodolfo Tesone (GEN), Juan Pablo Merlo (Espacio Abierto-Acción Ciudadana), Diego Hormachea (Frente de Izquierda y los Trabajadores Anticapitalista y Socialista), Jorge Romani (Frente es Posible), René Ferré (Nuevo Encuentro), Camilo De Rossi (PAUFE), Viviana Figueroa (Política Obrera) y la misteriosa Silvia Viviana Romero (MIJD), quien no apareció para difundir su propuesta durante ningún momento de la campaña.

Como ocurrió en las últimas elecciones generales, el justicialismo pone en juego una verdadera interna. Rosso pretende ratificar los pasos dados al frente del Departamento Ejecutivo y sumar manos en el Concejo que apoyen sus iniciativas. Prince sólo busca revancha y pegar el salto necesario para su candidatura a intendente en 2011. Por el contrario, si las urnas no le demuestran apoyo masivo, daría lugar a esa promesa de descansar y sólo participar de la política partidaria en calidad de referente o consejero. Ambas listas, aunque difunden un enfrentamiento irreconciliable, comparten boleta con Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Cristina Álvarez Rodríguez.

El trío de la interna peronista lo completa Unión-PRO, de Pablo Tonini, con el aval del histórico caudal de votos que suele conseguir María Inés Fernández. Este sector tiene un gran temor: el corte de boletas. Se presume que Francisco De Narváez no haría una mala elección en Luján, pero las mismas presunciones indican que habría alto porcentaje de corte de boletas.

A contramano de lo que preocupa a Tonini, Oscar Luciani, de la Unión Vecinal, apuesta a ese corte de boletas.

Por su parte, Alberto Luccón, Rodolfo Tesone y Juan Pablo Merlo buscarán capitalizar el voto de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín, en una segura división de sufragios que podría perjudicar a los tres.

Algunos de los interrogantes que recién se comenzarán a despejar el domingo, pasadas las 18.

Cuesta arriba

Conseguir una banca no es tarea sencilla. Aunque no es una receta infalible, se necesita tener una atractiva propuesta que cautive al votante, un candidato carismático, una buena billetera para inundar con propaganda hasta los lugares más recónditos del distrito, fiscales en todas las mesas pero, por sobre todo, conseguir el piso de votos tan deseado por todos, tarea nada fácil de lograr.

En 1983 con 1.871 votos se alcanzaba una banca en el Concejo y con 4.366 un lugar en el Consejo Escolar. En 2007 el cociente se elevó a medida que creció la población y, por consecuencia, el número de votantes.

Hace dos años para ser edil había que conseguir no menos de 5.284 votos y para ser consejero escolar más de 15 mil sufragios. Aunque no siempre fue así: en 2001 el caudal de votos positivos fue el más bajo desde el 83 y terminó favoreciendo al oficialismo representado por el PJ y apenas dos ediles para la Unión Vecinal.

Este domingo y de acuerdo a la cantidad de votos positivos o válidos, el denominado piso para acceder a una concejalía rondaría los 5.000 votos. Según estimó el encuestador Miguel Ángel Salvatto, votaría el 75% del padrón, es decir: 54.250 personas y en el caso hipotético que ese caudal de votos sea positivo, entonces para obtener una banca se necesitarían no menos de 6.027 votos.

¿Cuántos votaron?

En 1983: 39.941 ciudadanos; en 1985: 40.275; en 1987: 42.585; en 1989: 44.273; en 1989: 44.110; en 1991: 43.622; en 1993: 45.134; en 1995: 47.700; en 1997: 48.991; en 1999: 52.514; en 2001: 49.752; en 2003: 49.089; en 2005: 52.454; y en 2007: 55.124 emitieron su voto.

Comentá la nota