Sospechan maniobras de evasión con empresas fantasmas por $ 300 millones

Los allanamientos de la Afip se realizaron en Río Cuarto, Adelia María y Del Campillo. Fue en Compañía Argentina de Granos. Generaban créditos fiscales. Desde la firma negaron operaciones en negro
La Afip Río Cuarto sospecha de maniobras de evasión impositiva en la comercialización de cereales utilizando empresas fantasmas por 300 millones de pesos, en operativos que se realizaron en Río Cuarto, Adelia María y Del Campillo, en una de las firmas líderes de la región, precisa un comunicado oficial del organismo recaudador.

Se trata del operativo contra la evasión más importante de la historia de Río Cuarto.

Con los 300 millones de pesos de evasión informados por la Afip se podrían comprar 7.500 hectáreas de campo en la zona de Río Cuarto. También equivalen a la venta total de diez meses de los súper de la ciudad (ver recuadro).

La firma investigada es Compañía Argentina de Granos, aunque oficialmente no fue confirmada por la Afip.

Los allanamientos, con la participación de casi un centenar de inspectores de la Afip local y personal de la Policía Federal fueron dispuestos por el Juzgado Federal de Río Cuarto, a cargo del juez Carlos Ochoa.

Los procedimientos que se realizaron durante toda la jornada del miércoles se suman a otros similares realizadas en los últimos meses en empresas de la región dedicadas a la comercialización de granos e insumos para el campo que estarían liquidando operaciones de compraventa a nombre de sociedades fantasmas o inexistentes y generarían créditos fiscales apócrifos.

Mediante estas maniobras ilegales las firmas investigadas buscarían ocultar el verdadero origen del cereal, ya sea proveniente de campos propios y/o arrendados o adquiridos a productores que venden en negro. El perjuicio fiscal radica en que la cadena de comercialización de estos productos termina en la exportación, y en función de la normativa vigente, el fisco procede a la devolución de un IVA contenido en el valor de los productos enviados al exterior que no es ingresado en la etapa de producción.

"Se habría detectado operaciones liquidadas por esta empresa a nombre de empresas inexistentes por montos que superarían los 300 millones de pesos en los últimos dos ejercicios anuales, situación que habría dado lugar a la generación de créditos fiscales a favor de la firma presuntamente apócrifos", detalla la Afip.

Dos semanas atrás, la Afip había allanado una firma de Del Campillo, con oficinas en Río Cuarto que habría afectado al fisco en varios millones de pesos.

Cerealera niega maniobras de comercialización informal

La empresa Compañía Argentina de Granos negó haber cometido evasión a a través de supestas "sociedades fantasmas" en el sector de la compra y venta de cereales.

A través de un comunicado, la firma cerealera, una de las más importantes de la región, señala que "el día miércoles 19 del corriente, la Administración Fiscal de Ingresos Públicos (Afip), realizó un allanamiento en nuestras oficinas con el objeto de detectar operaciones con supuestas ‘sociedades fantasmas’ que buscan ocultar el verdadero origen de los cereales".

Agrega que "como así lo mencionara la Afip en un comunicado publicado en su página web, el operativo está focalizado en nuestra compañía debido a que somos una de las más grandes empresas de la región".

"Nuestra empresa es líder en servicios de compra, venta y consignación de cereales y oleaginosas, contamos con más de 84 sucursales comerciales en 11 provincias y 43 plantas ubicadas estratégicamente en las principales zonas productivas del país.

Interactuamos con más de 7000 productores", indica.

Más adelante señala la empresa que "como siempre lo hemos hecho, hemos puesto a disposición de la Afip toda la información solicitada y colaboraremos con todo lo necesario para detectar la comercialización informal de cereales".

"Estas prácticas ilegales perjudican a todo el sector ya que, además de evadir impuestos, generan competencia desleal para todas las empresas que, como Compañía Argentina de Granos, trabajan conforme a la ley", sostiene.

Agrega que "únicamente trabajamos con empresas habilitadas e inscriptas en la Afip, organismo encargado de controlar la naturaleza de las mismas. Cumplimos con nuestras obligaciones como agente de retención de impuestos nacionales y provinciales".

"Asimismo, desarrollamos y trabajamos a partir de un riguroso mecanismo de control interno para evitar irregularidades en los procesos de compra", indica.

En otro punto dice que "somos una empresa de capitales argentinos, con más de 30 años trabajando e invirtiendo en el país, empleamos a más de 1000 trabajadores".

"Trabajamos bajo altos estándares de responsabilidad empresaria y estamos comprometidos con el desarrollo de los productores agropecuarios y de las comunidades donde operamos".

El comunicado concluye: "Agradecemos a nuestros clientes, proveedores y empresas del sector por el apoyo y la confianza que siempre nos han brindado".

Comentá la nota