Sorpresivo silencio de Juez: no defendió su gestión

El candidato a senador por el Frente Cívico gambeteó admitir la gran cantidad de nombramientos que hizo cuando fue jefe comunal.
Utilizó la excusa republicana de preservar la investidura del cargo de intendente en épocas de campaña.

• La jefa su bloque de concejales, Graciela Villata, hizo lo mismo pero criticó a Giacomino.

• Cual dirigente más de esa fuerza, el titular del Suoem, Rubén Daniele, coincidió, y agregó que los 52 cesanteados por delito sólo hicieron "macanas".

Si una gestión fue buena, o al menos nada demasiado malo tiene para esconder, es difícil imaginar que un dirigente en campaña se rehúse a contestar cuestiones relativas a ella.

Por eso no extraña la actitud de Luis Juez cuando fue consultado por Cadena 3 sobre la veracidad o no de la información que contenía la solicitada publicada ayer en los principales medios locales.

"No voy a contestar eso porque estamos en campaña", dijo el candidato a senador, queriendo aparecer como defensor de la investidura del cargo de intendente.

Así, con la excusa republicana sorteó, por ejemplo, el apuro de tener que negar a los 4.367 empleados que designó en su gestión comunal, y quedar expuesto de esa manera a una desmentida oficial con documentación probada.

O mejor aún, zafó de aceptar que los nombró, y de esa manera hacerse cargo públicamente de ser en parte el gran responsable de que hoy el 73% de los ingresos municipales se destinen al sueldo (ver página 3).

Teóricamente los procesos electorales no sólo sirven para elegir representantes, sino también para discutir proyectos y exponer trayectorias políticas. Pero también la presidenta del bloque del Frente Cívico, Graciela Villata, conocedora como pocos de los números del Palacio 6 de Julio (fue secretaria de Economía de Juez), esquivó el bulto: "No me quiero prestar a esta embestida del intendente. El desequilibrio de la Presidenta provoca esta inestabilidad en Giacomino. Le contestaremos todo después del 28 de junio porque esto es una chicana electoral".

Es muy probable que efectivamente Giacomino busque un efecto político con los datos de la solicitada. No obstante, eso no exime a los que fueron los responsables de la anterior gestión de la ciudad de dar explicaciones que excedan las causas de la embestida del intendente, y echen luz sobre la nefasta administración que se le achaca a los juecistas.

Pero según Juez y su pupila Villata, los cordobeses deberán esperar hasta después de los comicios para escuchar esta otra campana y saber a ciencia cierta si a pesar de la bonanza económica global, entre 2003 y 2007 la ciudad pasó de tener un superávit operativo de 10% a ostentar tristemente un 14% de déficit; si la obra pública nunca pasó a significar más del 10% de los recursos; si los pagos a Cliba se quintuplicaron y saltaron de 2,9 millones a 14 millones mensuales, o si se dio un incremento de más de 141.000 horas extra desde que el ex fical Anticorrupción asumió la intendencia en 2003.

Para el Suoem, delinquir es hacer "macanas"

Activamente involucrado en la campaña política del Frente Cívico, el titular del Suoem, Rubén Daniele, renegó de la decisión del Ejecutivo municipal de cesantear a 52 empleados municipales con causas delictivas por no haber presentado el certificado de buena conducta en un año y medio.

Y lo hizo dotando de levedad la acción de hechos contrarios a la ley, igualando el sentido de delito con el de macana.

"Primero voy a calificar esta actitud del intendente de una grave injusticia social. De 10 mil empleados, 60 han hecho algunas macanas pero ya pagaron. La Constitución dice que ellos pueden entrar de nuevo, si no qué esperamos, ¿que vuelvan a delinquir?", dijo gremialista.

Se sabe que entre los futuros despedidos se encuentra, por ejemplo, un consanguíneo de un hombre de la mesa chica de Luis Juez, como es Miguel "Cocó" Cabrera.

Comentá la nota