Sorpresivo guiño de Cobos: recibió a De Narváez.

El Vicepresidente estuvo con el candidato de Unión-Pro en el Senado. Le expresó su solidaridad por "la campaña sucia". El hecho provocó el malestar de Carrió y sus socios bonaerenses. El empresario cree que ahora tiene garantizada la victoria.
Un colaborador de Julio Cobos abrió la puerta del despacho y Francisco de Narváez ingresó sonriente. Un beso, una palmadita en la espalda, un par de fotos y alguna broma.

Cinco minutos después, se quedaron solos. Pidieron agua, un café y una lágrima. "¿Y? ¿Cómo va la campaña?", le preguntó el Vice. De Narváez ofreció una análisis que saltó de la polarización con Néstor Kirchner a su preocupación por conseguir fiscales.

Un tema llevó a otro y Cobos, antes de la despedida, hizo referencia a la campaña sucia. De Narváez primero dio algunos rodeos para explicar su situación, pero al fin dijo:

-Julio, quiero decirte que estoy un poco cansado de las operaciones del Gobierno. Quieren sacarme del foco de la campaña.

El Vicepresidente escuchaba con atención. Lo había recibido en su despacho con la certeza de que la causa por el tráfico de efedrina iba a salir tarde o temprano durante la charla. Se propuso no decir demasiado, pero apenas con un puñado de palabras le alcanzó para dejar satisfecho al candidato:

-Francisco, contá con mi solidaridad en este momento.

Unos minutos más tarde, De Narváez salió de la reunión y enfrentó los micrófonos. "Cobos hizo una mención sobre el procedimiento judicial y me expresó su solidaridad". En el entorno del empresario estaban exultantes. "La foto es un espaldarazo para conseguir los votos que nos están faltando para ganarle a Kirchner", se oyó en el búnker de Las Cañitas.

En rigor, le sirva o no para conquistar indecisos, la jugada diseñada por el comando de campaña de De Narváez -que propuso el encuentro- logró un doble impacto. El encuentro fue una estocada contra la Casa Rosada, que parece haber elegido a de Narváez como enemigo excluyente, pero también provocó un fuerte cimbronazo en el Acuerdo Cívico y Social.

No es para menos: Cobos mantiene un acuerdo electoral con Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín y Stolbizer venía trabajando para que los acompañara en alguna recorrida proselitista por el conurbano. El vice de Cristina, sin embargo, prefirió salir primero con uno de sus competidores.

"No estamos inquietos, esto no cambia nada. Cobos no le dio ningún apoyo político", dijeron cerca de Stolbizer. Carrió no piensa lo mismo. Y lo hizo saber desde Rafaela con una frase corta, categórica, bien a su estilo: "Era previsible. Se prendieron las luces y los personajes quedaron iluminados. Que sea un aprendizaje".

¿Pero esto no los enfrenta con Stolbizer?, preguntó este diario a un dirigente del riñón de Cobos: "No sé, seguramente vamos a enterarnos de las reacciones por los diarios". La respuesta exime de mayores comentarios. Hace tiempo que la relación entre la UCR bonaerense y la Coalición Cívica con el cobismo no está bien, más allá de que comparten la lista.

La pelea de fondo es por las presidenciales de 2011. Hay radicales que apuestan a la líder de la Coalición y otros se inclinan por el mendocino. "Julio no quiere que lo condicionen. La foto es una muestra de que él puede hablar con todos, cosa que Carrió no haría nunca", insistieron en su entorno.

La foto Cobos-De Narváez también generó movimientos en el Pro. Hubo dirigentes que en un principio creyeron que Mauricio Macri -otro que busca celebrar el 28 a la noche para instalarse como presidenciable- podía verse perjudicado. Pero en el búnker de De Narváez y en los despachos más influyentes del Gobierno de la Ciudad anoche dijeron que la foto había sido consensuada con el conductor de Pro.

Más aún: una alta fuente adelantó que Macri podría verse con Cobos en los próximos días. No está confirmado en qué ámbito y con qué motivo, pero la cita estaría cerrada. Macri y Cobos -y Gabriela Michetti- se habían reunido poco después del voto "no positivo" en el Senado.

Comentá la nota