Sorpresivo allanamiento en Magromer

Sorpresivo allanamiento en Magromer
Entre el pasado miércoles y el jueves se realizaron una serie de intervenciones de parte de personal de Gendarmería junto a funcionarios de la Autoridad del Agua de la Nación y otros organismos nacionales ingresaron con orden judicial a la planta de Magromer, a fin de realizar una importante cantidad de análisis.
La planta ubicada en Acceso Manuel Sanmartín fue allanada el pasado miércoles después de las 8 horas, por una orden judicial en la que se prevé realizar un seguimiento de los efluentes hasta el canal de la calle 16. Fue así como durante las dos jornadas se realizó la extracción de muestras in situ y en distintos puntos del canal donde la empresa arroja sus efluentes.

La medida se tomó como consecuencia de una serie de causas que en la justicia se le siguen a la empresa Magromer por "presunta infracción a la ley 24.051". En la misma interviene el Juzgado Federal de Mercedes, a cargo del juez Héctor Echave cuya investigación está a cargo de la Fiscalía General.

Otras instituciones que estuvieron presentes en los allanamientos fueron el Centro de Estudios Transdisciplinarios del Agua dependiente de la Facultad de Agronomía de la UBA, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Instituto Nacional del Agua (INA).

El abogado mercedino Sebastián San Pedro, es uno de los que entiende en la causa caratulada "Magromer s/ presunta infracción a la ley 24.051" en representación de los vecinos querellantes Carlos Benzrhien, Stella Maris Machado y sus hijos. Está acompañado además, por los estudios jurídicos capitalinos Cabiche, Ceballo y Linares.

El letrado indicó que "la causa ya estaba iniciada por una vecina que tenía cromo en sangre pero que quedó parada en su momento. En el marco de esa misma causa entramos nosotros como querellantes a fines del año pasado".

"Benzrhien entra por una causa civil porque su casa es cercana a la fábrica, es precaria pero se le ha destruido prácticamente", explicó San Pedro.

En dos ocasiones debieron apelar las resoluciones que no le daban lugar a su denuncia. Afortunadamente a principios de este año pudieron solicitar las medidas que se llevaron a cabo, en parte, la semana pasada.

Las jornadas

De acuerdo a lo detallado por uno de los abogados patrocinantes el miércoles "se tomaron muestras de líquidos y de suelo en la planta, adentro y afuera. Después fuimos a tomar muestras del canal de la 16 y 53. Allí hay dos efluentes. El derecho es todo pluvial que viene de la ciudad y el izquierdo es de donde viene el desagüe de la fábrica. También se tomaron a 60 metros del lugar, en la 26 y 75 donde está el puente, en la zona donde termina el canal. Finalmente, en el río Luján". En cuanto a las muestras tomadas, detalló que se llevaron de agua para determinar "cromo total, cromo hexavalente (CrVI); DBO y DBQ que es el oxígeno en agua, hicieron muestras de vacío, y también se van a buscar metales pesados".

La primera jornada concluyó a las 23 horas con el cierre del acta en la fábrica.

Ya el jueves, se tomaron muestras en el recorrido del canal "donde se tomaron barros de las dos márgenes y el centro del canal en sus distintos puntos", indicó y agregó que "también estuvimos recorriendo las casas de los vecinos en busca de alguien que nos de un poco de agua de bomba pero no tuvimos éxito por diversos motivos. Pero está estipulado que próximamente vamos a volver a extraerla". En la ocasión, cada una de las entidades se llevó una muestra y se dejó una de ellas en el Juzgado en caso de una contraprueba.

"Magromer se llevó muestras de la primera prueba, que fueron todos líquidos. De la segunda no", manifestó San Padro.

Esperando resultados

Queda pendiente examinar vegetación, tierra, barro de las márgenes del canal y agua de la zona lindera a la misma. "Después hay que esperar los resultados", expuso y añadió: "Por lo menos se hizo el allanamiento, aunque después de varias denuncias".

En cuanto a los costos, indicó que están a cargo de los patrocinantes ya que "la Municipalidad no quiso intervenir, nos dijo que no podían".

"Nadie quiere que cierren la fábrica. Lo único que queremos es que trabajen bien y si hicieron algo mal que lo arreglen", concluyó.

Comentá la nota